Planes para el puerto: “una política comercial agresiva” hacia la región y bajar el “stress financiero” (parte II)

0
84
Actividad portuaria nocturna en Montevideo

Juan Curbelo, presidente de la Administración Nacional de Puertos

—Dos grandes líneas. La pura que tiene que ver con tarifas comerciales competitivas, que tiene relación con el costo del traslado y el tránsito y almacenaje de mercadería. Lo otro es optimizar la cadena logística, que eso en definitiva también hace a una tarifa que sea competitiva. Porque si no tenés un puerto que cumplan con los estándares mínimos, o si como nos pasó en 2017 los tiempos de atraque, para bajar mercadería o de atención de las barcazas paraguayas no se cumple, todo se dilata y te va a encarecer la operación. Lo que hace que un puerto sea viable es tarifa competitiva y servicios ágiles.

—¿Y cómo puede lograrse eso?

—Definimos ir fuertemente a una política comercial agresiva para captar carga de la región, en particular de Paraguay y Bolivia. Lamentablemente por toda esta situación no hemos podido comenzar con las gestiones, pero apenas esta situación pase vamos a disponer que la política comercial de la ANP sea muy agresiva y se focalice en cargas de la región, en particular la que salen por la hidrovía Paraná-Paraguay.

—¿Qué implican esas gestiones?

—Esa política comercial agresiva está relacionada a la actividad en TCP y en los muelles públicos. Es ir a ofrecer a los armadores paraguayos y a las navieras una mejora en la capacidad que tenemos de brindar los servicios portuarios en menor tiempo y a un menor costo. Ese es un resumen de cómo competir en la región, con servicios más baratos, más rápidos y más seguros.

—¿Para eso se buscará un trabajo conjunto entre los principales operadores del puerto (TCP en la terminal especializada y Montecon en los muelles públicos)? Fue lo que promovió la ANP en 2017 cuando hubieron demoras para despachar la carga paraguaya.

— Nosotros lo que vamos a plantear son lineamientos estratégicos, que la autoridad portuaria va a determinar respecto a hacia donde el puerto debe ir, con una visión comercial de promoción que la instrumenta la ANP. Con respecto a los operadores, tanto a TCP como a los que trabajan en muelles públicos les vamos a pedir colaboración, pero vamos a intentar generar una mancomunión en cuanto al objetivo. Debemos fijar objetivos en común, después cada uno sabrá cómo llegar dentro de su estrategia comercial y empresarial, que debe estar alineada con la estrategia portuaria.

—En el pasado Uruguay se favoreció de medidas proteccionistas de gobiernos peronistas en Argentina, captando más carga de terceros países. ¿Se puede repetir ahora esa situación?

—Quiero ser muy respetuoso de las autoridades argentinas. Nosotros vemos esta realidad como una nueva oportunidad histórica de mirarnos a nosotros mismos, de mejorar nuestro sistema portuario y nuestra calidad de servicios, para poder captar la mayor cantidad de cargas que se muevan en la región. Es un nuevo desafío y una nueva oportunidad que esperemos a no perder.

—Katoen Natie, socia mayoritaria en TCP, anunció una demanda contra el Estado uruguayo y hace pocos días la nueva administración inició una negociación. ¿Cómo cree que procedió en este tema el anterior gobierno?

—Hay un dato de la realidad, que tiene que ver con una denuncia y un eventual litigio por una suma muy importante, que ronda los US$ 1.500 millones que ha presentado la empresa Katoen Natie al Estado Uruguayo. Fue presentado al finalizar el gobierno anterior y tiene que ver con supuestamente una serie de incumplimientos que ellos (Katoen Natie) interpretan que la autoridad portuaria durante muchos años llevó adelante. Frente a esa realidad lo que estamos realizando es una serie de reuniones que significan una negociación con nuestro socio (Katoen Natie), para intentar dejar sin efecto esa denuncia, siempre en el marco estricto que establece la ley de puertos y sus decretos reglamentarios. Ese es el marco de la negociación, estamos ceñidos al mismo y absolutamente confiados que podemos lograr el objetivo de aunar esfuerzos. Que todos entendamos que el desafío es que el Uruguay y los puertos uruguayos sean lo más competitivos de la región y para eso es imprescindible que nuestro socio TCP y Katoen estén sumados a esta estrategia y que sean parte.

—Al haber iniciado el proceso, es Katoen quien tiene el poder para suspenderlo. ¿Esto lleva a que el Estado debe ceder algo en la negociación?

—Estamos en una negociación franca, abierta y conversando las distintas posturas y lo que tiene que ver con los lineamientos planteados por el gobierno y la visión de la empresa. Por eso somos optimistas en cuanto al resultado. Tenemos un marco jurídico al cual atenernos y nuestra definición es que dentro de la ley de puertos todo, fuera no estamos en condiciones de negociar a nada.

—Katoen teniendo la única terminal especializada del puerto de Montevideo, hace seis años que no alcanza el movimiento exigido en el contrato de concesión y debe pagar una multa. ¿Por qué no crece la actividad en TCP?

—Estamos focalizados justamente en ver entre todos de qué manera la empresa y el puerto pueden aumentar sustancialmente su movimiento de contenedores. Estamos visualizando esta situación de baja en la actividad como una oportunidad para mejorar distintas decisiones o definiciones, que hagan que (la empresa) pueda trabajar y pueda obtener mejores resultados operativos y financieros. https://www.elpais.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA