ONU reclama mayor colaboración con países que no cuentan con litoral marítimo, como Bolivia y Paraguay

0
252

Se calcula que el desarrollo de las naciones sin salida al mar es un 20% menor que naciones que sí la tienen. El 5 de diciembre, se realizó en la sede de la ONU en Nueva York, Estados Unidos, la Revisión de Medio Término del Programa de Acción de Viena para Países sin Litoral, iniciativa que pretende mejorar las economías obstaculizadas por su geografía. Durante el evento, los Estados renovaron su compromiso de sacar de la pobreza a los 32 países en desarrollo sin salida al mar. De acuerdo con la ONU, los países sin acceso al mar están alejados de los mercados mundiales, carecen de acceso a los puertos marítimos y dependen de las condiciones de sus países vecinos, quienes generalmente también cuentan con economías en desarrollo. Esta falta de salida al mar enfrenta a las naciones a altos costos de comercio y transporte, como también a retos de su infraestructura limitada. Igualmente, las exportaciones e importaciones pueden sufrir retrasos relacionados con regulaciones y procedimientos aduaneros. Debido a todo esto, se calcula que el nivel de desarrollo de los países sin litoral, como Bolivia y Paraguay en América Latina, es aproximadamente un 20% más bajo de lo que sería si tienen algún tipo de acceso al mar. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo durante el evento que “la comunidad internacional debe apoyar a los países sin litoral en la construcción de sus sectores privados, mejorar el entorno empresarial y fortalecer los sistemas estadísticos, porque las políticas deben basarse en datos”. En tanto, la alta representante de la ONU para los Países Menos Adelantados, los Países en Desarrollo sin Litoral y los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo, Fekitamoeloa ‘Utoikamanu, recordó que las acciones enumeradas en el Programa de Viena incluyen la cooperación entre países “para alentar el desarrollo, la integración regional, el aumento de las inversiones para la creación y mantenimiento de infraestructura resistente y sostenible, la facilitación del comercio, el examen de las vulnerabilidades internas y externas, y la mejora de la asistencia técnica para el desarrollo”. Desde la adopción de tal programa en 1993, ha habido un desarrollo significativo de iniciativas regionales, subregionales y multilaterales entre los países sin litoral y los de tránsito para apoyar el transporte. Por ejemplo, el Acuerdo sobre Transporte Fluvial por la Hidrovía Paraguay-Paraná fue firmado por Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay. “Muchos países sin litoral están avanzando en diversas áreas, como el acceso a la energía y las tecnologías de la información y la comunicación, transformando y diversificando estructuralmente sus economías”, aseguró ʻUtoikamanu. Pero todavía falta apoyo. “No hay duda de que ahora tenemos una mayor conciencia de los problemas que padecen estos países: hay una mayor visibilidad y también el reconocimiento de que tienen unas necesidades especiales que deben abordarse a nivel internacional y con el apoyo de las Naciones Unidas”, añadió. Desde la ONU aseguraron que la Agenda 2030 de desarrollo sostenible tiene la ambición clave de no dejar a nadie atrás, incluyendo a los países in litoral. https://www.mundomaritimo.cl/

 

DEJA UNA RESPUESTA