No cerrar la Rambla sin hacer obras

0
135

Queda poco tiempo para el 4 de noviembre. Días pasados informábamos acerca de las obras que se están por iniciar dentro y fuera del puerto, obras vinculadas a la construcción del viaducto externo sobre la rambla portuaria desde la Central Batlle hasta la Estación Central. También advertimos de la importancia de completar las obras necesarias dentro del puerto para instalar vías de circulación de vehículos sin obstáculos y fluidas. Entre las principales tareas a realizar será necesario completar las obras del Acceso Norte. Son obras que deben incluir el relleno adicional en el área acuática para extenderlo hasta las proximidades de la calle San Fructuoso, suponemos una entrada de los camiones al puerto aunque provisoriamente utilizaremos la entrada por la calle Tajes. Este es un enorme relleno tomado a las aguas de la bahía. Todo esto supera por cierto al modelo uruguayo en cuanto a tamaño, perfil en un proyecto multimillonario donde apremia el tiempo y nos descoloca poniéndonos en escenarios propios de Europa o de San Pablo a los que no estamos en forma. Y así nos coloca a todos los actores en entredichos de mandones con poco éxito. Bueno, después se irá a la pavimentación adecuada de ese relleno, y nos han dicho que habrá obras de infraestructura para el escurrimiento de las aguas pluviales, el tendido de ductos para las redes de energía y de comunicaciones, la instalación de nuevas balanzas y de semáforos, tanto para ordenar el tránsito interno como el de salida hacia la rambla portuaria. Agregan nuestros informantes que será necesario realizar obras en el Acceso Florida para eliminar el muro interior y para permitir la salida y reingreso únicamente de los camiones que habrán de operar en TCP. Estas obras deben incluir la modificación del semáforo de la rambla y la calle Florida para permitir el giro a la izquierda de los camiones que regresan de TCP. No podemos dejar de señalar como obras muy importantes aquellas necesarias para completar la pavimentación de la vía de circulación de salida con dos sendas, desde la llamada Rinconada hasta la calle Colombia. Actualmente, como se aprecia en la foto, solo está pavimentado en hormigón un corto sector de 4 metros de ancho, siendo necesarias dos sendas de mínimo 8 metros de ancho y unos 400 metros de largo para permitir el tránsito seguro de todos los camiones y vehículos que deban egresar del puerto. Estos detalles técnicos nos fueron suministrados por expertos que dominan el tema. Finalmente, se debe ejecutar la obra de salida del puerto, en dos sendas, a la altura probablemente de la calle Tajes, diseñada para facilitar el giro de los vehículos a la izquierda. Como podemos advertir, son varias las obras a ejecutar y el plazo para el cierre de la rambla el 4 de noviembre apremia. Si tales obras, como dijimos la pasada semana, no se completan, para el próximo 4 de noviembre -por lo menos las obras consideradas como más críticas-, no se debería permitir el cierre de la rambla. La imagen que ofrecemos muestra claramente en el llamado Acceso Norte el relleno adicional que se proyecta hacer tomando a las aguas de la bahía marcada en celeste un amplia área que llegaría hasta las proximidades de la calle San Fructuoso. A la derecha de la foto vemos parte de la Terminal Obrinel. https://negocios.elpais.com.uy

DEJA UNA RESPUESTA