Lacalle Pou recibe el respaldo de Brasil para avanzar en acuerdos por fuera del Mercosur

0
133

El presidente uruguayo dijo que esa posición “no vulnera la regla del consenso” en el Mercosur. “El mundo no nos espera”, sentenció. Uruguay pateó el tablero en el Mercosur. En la cumbre que se celebró ayer el presidente Luis Lacalle Pou remarcó en varias oportunidades que no tiene planes de abandonar el bloque, pero también dejó bien claro que no esperará más por Argentina, Paraguay y Brasil, y que está decidido a salir a negociar acuerdos comerciales con otros países. Es decir, aunque la flexibilización del Mercosur no se haya acordado, Uruguay se abrirá al mundo de forma individual. La posición del mandatario ratificó lo adelantado un día antes por el canciller Francisco Bustillo. En la tarde del miércoles, durante el Consejo del Mercosur -órgano que se suele reunir un día antes de la cumbre de presidentes-, el jerarca uruguayo les dijo a sus pares que, aunque no existían intenciones de abandonar el Mercosur, nueve meses de negociaciones eran demasiado y que, si la flexibilización no era aprobada, Uruguay entendía que podía igual intentar pactar con otras naciones de forma individual. “El mundo avanza hacia allá, está claro”, dijo Lacalle Pou marcando con su mano izquierda un camino hacia adelante. “Y el mundo no nos va a esperar”, continuó. “Por eso, amigos presidentes, con tranquilidad y con un concepto mercosuriano, les queremos decir como ya fue informado ayer, que hacia allá va el Uruguay y ojalá vayamos todos juntos, pero lo que está claro es que allá vamos”. Aunque el anuncio fue firme, dado que Bustillo lo había avisado un día antes esta vez no hubo sorpresas en la cumbre de jefes de Estado del bloque. El pasado 26 de marzo, en el último encuentro hasta el del día de ayer, Lacalle Pou generó cierto desconcierto entre los demás presidentes -sobre todo en el de Argentina, Alberto Fernández, el mayor opositor a la flexibilización- al decir que Uruguay precisaba terminar con el “corset” del Mercosur, para que este deje de ser un “lastre” y poderse abrir al mundo. “Si somos un lastre, que tomen otro barco”, contestó Fernández ese día.

Pese a que ayer no hubo sorpresas, la molestia sí existió.

Transmisión de la cumbre.

Las cumbres de jefes de Estado del Mercosur habitualmente tienen dos etapas: una primera cerrada, en la que solo participan los mandatarios y se suceden intercambios sobre los temas de agenda; y la segunda, ya pública y transmitida por canales oficiales, donde cada líder hace su discurso, que suele durar unos 10 minutos. El puntapié inicial lo da quien tiene la presidencia pro tempore del bloque -en el caso de ayer, Argentina-, luego se sigue por orden alfabético. El anfitrión no tiene límite de tiempo en su exposición, en la que se espera cuente lo logrado y trabajado durante los seis meses al mando de la dirección del Mercosur. Luego de los discursos de los países miembros plenos, es el turno de los asociados y se cierra con el paso de mando de la presidencia pro tempore (la que dura seis meses), que desde ayer fue asumida por Jair Bolsonaro. En cuanto ayer, Uruguay llegó a la cumbre con la decisión de Lacalle Pou de ratificar, justamente, lo dicho un día antes por Bustillo. Antes de comenzar la cumbre, Uruguay consultó a Argentina si abriría al público en general el acceso a la transmisión de video, donde el presidente se explayaría en cuanto al asunto, del que ya había hablado durante la reunión privada.

La respuesta, según supo El País, sorprendió y enojó a la delegación uruguaya: solo se emitiría el discurso del presidente argentino. Una situación inédita en la historia del Mercosur. Ante esto, Brasil decidió instrumentar un sistema por canales paralelos a la transmisión oficial de la Cumbre del Mercosur, para que se pudiera conocer el discurso de Bolsonaro. Tras esto, Uruguay decidió lo mismo y montó un operativo para transmitir las palabras de Lacalle Pou. Esto se hizo de apuro y hubo evidentes fallas técnicas: se lo pudo ver en vivo al presidente, pero no se escuchaba el audio. El problema fue subsanado unos minutos después, cuando Presidencia dio a conocer un link de video en el que se podía ver, y escuchar, el discurso. La anécdota sirve para hacerse una idea de cómo cayó lo anunciado por Uruguay en la delegación Argentina.

¿Y ahora qué?

El Mercosur se convirtió en una extraña partida de ajedrez con cuatro jugadores. Uruguay ya movió su primera ficha, y fue una de las jugadas más importantes de las últimas décadas. A partir de ahora cada movimiento será analizado en profundidad. rgentina reaccionó y dijo que lo que quiere hacer Uruguay viola el tratado de Asunción y pone en jaque al bloque. Paraguay se movió casi en paralelo a los argentinos y se recostó en la posición del gobierno de Fernández, pidiendo unidad y no jugadas individuales.

La clave está en Brasil. En un principio, Uruguay y el gobierno de Bolsonaro negociaron una posición en perfecta sintonía para exigirle a Argentina la baja del arancel externo común, y la flexibilización del bloque. El primer pedido por interés expreso de Brasil, y el segundo por Uruguay. Pero en las últimas semanas los norteños se disculparon y se bajaron del acuerdo por dificultades políticas internas brasileñas -se están ocupando de la elección del año que viene, en momentos en que Luiz Inácio Lula da Silva vuelve a posicionarse como un importante retador del hoy mandatario. De todos modos, Bolsonaro salió a enfrentar al argentino Fernández con su discurso y pidió efectividad y modernización del Mercosur. “El uso de la regla del consenso como instrumento de veto y el apego a visiones arcaicas de tipo defensivo tendrán por único efecto consolidar el sentimiento de escepticismo y de dudas sobre el verdadero potencial dinamizador del Mercosur”, afirmó Bolsonaro, justo después de que su par argentino, Fernández, defendiera el consenso de las negociaciones como “la columna vertebral” del Mercosur.

¿Qué opinan en Brasil de la movida uruguaya? No la cuestionará, y habrá un apoyo implícito, fue lo que comentaron a El País fuentes del gobierno de Bolsonaro. Sin embargo, por ahora el gobierno de Brasil no emitirá una opinión oficial sobre la decisión uruguaya, pero al momento no ven reparos a la intención de Lacalle Pou de salir a buscar acuerdos comerciales de manera individual con países externos al bloque.

 La delegación diplomática de Brasil sacará de la listas de temas a tratar dentro del Mercosur la flexibilización del bloque, porque entiende que con la nueva “jugada uruguaya” ya no tiene sentido seguir analizándola, lo que se entiende en el gobierno uruguayo como un apoyo velado a lo planteado por Lacalle Pou. Es que, para el gobierno de Bolsonaro, en caso de que Uruguay logre un acuerdo comercial con algún mercado del mundo, o instalar una mesa de negociación, eso sentará un precedente a la interna del Mercosur, avalando posibles movidas de otros países en la misma dirección; es decir habilitaría también a Brasil a negociar con países externos al bloque. La sintonía entre el presidente Lacalle Pou y el canciller Bustillo es clara en la necesidad de salir a buscar nuevos mercados. “No importa cuáles, más mercados. Negociar con todos los que quieran recibir a Uruguay. Acá no hay ideologías”, comentó a El País una fuente del gobierno de la coalición multicolor. La llegada de la pandemia por coronavirus trastocó todos los planes del gobierno desde marzo de 2020. Pero para la segunda mitad de 2021, Lacalle Pou ya tiene previstas varias salidas al exterior.

Canciller paraguayo: “No compartimos, pero respetamos”

El canciller de Paraguay, Euclides Acevedo (en la foto, a la derecha), dijo a El País que “la ruptura del Mercosur es imposible”, tras el planteo del presidente Luis Lacalle Pou de negociar tratados comerciales por fuera del bloque. “La posición uruguaya la conocemos hace bastante tiempo. Lacalle ha tenido la cortesía de informarnos anticipadamente”, señaló. Euclides dijo que “Uruguay tiene derecho legítimo de plantear” la flexibilización para negociar por fuera con terceros países. Pese a ello, afirmó que el artículo 37 del Tratado de Asunción y el Protocolo de Ouro Preto obligan al Mercosur “a actuar por consenso” y “trabajar en bloque”. “La posición de Uruguay nos obliga a una reflexión sobre el futuro del Mercosur; nosotros no compartimos, pero respetamos la posición”, advirtió. Además, dijo que la normativa del Mercosur no habilita (por el protocolo de Ouro Preto) a la negociación de acuerdos comerciales de forma independiente. “En esta posición está Argentina, está Paraguay y Brasil”, aseguró. De todas maneras, consideró que si se quiere flexibilizar el Mercosur se podría discutir la posibilidad de revisar el Tratado de Asunción. Por lo que, señaló, el presidente paraguayo, Mario Abdo, planteó una reunión presencial de los cuatro mandatario. “Lo más importante es salvar nuestra pertenencia del Mercosur. Creo que nadie se marcha”, afirmó. En ese sentido, descartó una ruptura. Y dijo que el padre del mandatario uruguayo, Luis Alberto Lacalle Herrera, fue uno de los fundadores del bloque, por lo cual no cree que su hijo “lo quiera romper o mucho menos”. El canciller paraguayo expresó, en el mismo sentido, que se debe encontrar “una salida política”, que después se tiene que transformar en una “salida jurídica”. Consultado sobre si Uruguay debe irse del Mercosur, contestó: “De ninguna manera, cómo vamos a permitir que un hermano se marche de nuestra casa común. Uruguay es demasiado entrañable; al contrario, que se quede. De momento la ruptura es absolutamente imposible”.

¿Cuál es la apuesta de Uruguay en el mundo?

La política exterior que Luis Lacalle Pou ofreció en la campaña electoral era de abrirse al mundo todo lo que se pueda. La pandemia le robó algo más de un año de tiempo. A tal punto afectó los planes que su primer canciller, el colorado Ernesto Talvi, renunció sin salir una sola vez del país, algo inédito en la historia. Pero ahora con el panorama mundial algo más despejado, el líder blanco impartió instrucciones precisas de cómo salir a “conquistar el mundo”. Es que el gobierno no está dispuesto a dar “un solo paso atrás” en la estrategia anunciada a los demás socios del Mercosur, y ya tiene todos sus esfuerzos enfocados en salir a buscar mercados. La lista es amplia, y desde la Cancillería hay directivas para que los embajadores repartidos por el mundo entablen diálogos con los Estados para posibles negociaciones comerciales. Uruguay quedó en medio de la tensión mundial entre Estados Unidos y China. En ese marco China corre con ventaja, y ya manifestó intenciones expresas de avanzar en un TLC. Con los nubarrones mercosurianos despejados, el interés chino en Uruguay cobra especial relevancia. Pero no es el único país, y desde Canadá también hay intenciones en la plaza celeste. La diplomacia presidencial es una de las estrategias que está en el ADN de Lacalle Pou, y viene de sus raíces herreristas. Por eso el mandatario ya se fijó la intención de viajar a Dubai, y participar allí de una expo de turismo clave para el mundo. También tiene en la mira a Japón, un destino que ya visitó el expresidente Tabaré Vázquez y con el que Uruguay ha coqueteado en varias oportunidades para afianzar los lazos comerciales. Reino Unido es otro de los destinos que, advierten las fuentes del gobierno, debería actualizar sus acuerdos comerciales con Uruguay. Y quien también está en la lista es Rusia, un sitio donde el canciller Bustillo tiene vínculos muy firmes para poder avanzar en los entendimientos. Como se habrá visto, las afinidades ideológicas no tienen nada que ver con esto. El plan es conseguir socios donde sea. https://www.elpais.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA