“La industria se moverá como lo haga el virus”

0
195

Entrevista exclusiva con Simon Heany, editor de Drewry Container Forecaster. El coronavirus (Covid-19) ha tenido un impacto sobre todas las cosas como ningún otro evento en la historia. La industria de transporte de contenedores no ha sido la excepción y adaptarse a las nuevas circunstancias ha tomado un significado completamente nuevo de cara a una pandemia viral que es tan impredecible como sin precedentes. “Esta es una situación extremadamente dinámica que nos ha sorprendido con la guardia baja (…) las condiciones para el comercio internacional y la cadena logística continuarán cambiando a medida que el virus lo haga”, dice Simon Heany, Senior Manager Container Research y editor de Container Forecaster de Drewry en entrevista exclusiva a MundoMaritimo. Heany nos recuerda que, a diciembre de 2019, el pronóstico de Drewry para 2020 era de crecimiento portuario moderado de 3%. “No era espectacular, pero sí una continuación de la tendencia de crecimiento lento de los últimos años”. A mediados de marzo, las predicciones aún proyectaban crecimiento, aún no advirtiendo por completo la devastación que llegaría en tan corto plazo -y las consecuencias que aún falta por dimensionar. “Todos los desafíos que se presentaban a principios de año se volvieron absolutamente irrelevantes de cara al nuevo contexto”, dice refiriéndose a temas como el binomio sobre oferta-baja demanda, IMO 2020, entre otros.

Supervivencia del más apto

Para las navieras la prioridad es sobrevivir, por lo tanto, su motivación es mantenerse con vida a través de la crisis ahorrando costos. No podrían sobrevivir a un colapso de la demanda y tarifas de flete inestables”, dice Heany. El editor de Drewry destaca que los armadores están viendo dividendos de sus esfuerzos, “pero los dueños de la carga están recibiendo un estándar de servicio menor debido a viajes cancelados, o carga detenida en tránsito, o están teniendo dificultades para encontrar el equipamiento necesario porque la cadena logística está operando en un estado tan atípico. Todos están enfrentados a presiones similares para mantenerse a flote y nadie sabe cómo van a ser sus volúmenes, pero quieren asegurar que el transporte no será impedimento para el flujo natural del comercio de carga”. “Sin duda, todas las rutas comerciales van a sufrir, pero nuestro análisis sugiere que las regiones más conectadas a economías avanzadas sentirán más fuerte el golpe. Todos los países se verán afectados. Seguirá el camino del virus”, afirma-.

El lado positivo

En toda situación gris hay un lado positivo. En este caso, la caída de los precios del combustible ha ayudado a mantener las cosas interesantes. Antes de que el coronavirus cambiara todo, “IMO 2020 era evidentemente un gran riesgo. Las navieras no estaban seguras de que hubiera suficiente capacidad para el combustible y los efectos de ello sobre los precios, pero el precio del combustible bajo en sulfuros ha caído tan drásticamente que ya no es un problema ya que ha sido desplazado por otras prioridades”, dice el editor de Container Forecaster. Otra buena noticia es que “las tarifas de flete se han mantenido notablemente bien, siguiendo la tendencia de cada año. Han subido 10% interanual. Esto se debe en parte a los programas de cancelaciones y, por supuesto, por la caída en los precios de combustibles”, destaca Heany, quien continúa remarcando que “las tarifas comenzarán a bajar a medida que lo hagan los precios de combustibles debido a un menor cargo búnker. Esperamos que esto suceda de manera próxima en las semanas que vienen, pero mucho depende de cómo respondan las navieras”. El bajo precio del combustible también ha ayudado a las navieras en su recuperación del costo de combustible. Si tradicionalmente, bajo precios regulares, los armadores recuperan un 15% de su costo de combustible, ahora están recuperando más. “El hecho de que los precios de combustible hayan disminuido tan dramáticamente es un buen punto. Cambiará la dinámica económica de los dueños de naves que estaban optando por depuradores, frenará esa decisión”, comenta el ejecutivo de Drewry.

2021 y más allá

Debería haber un saludable rebote el próximo año. Drewry presentó una proyección en marzo y está pronto a publicar una actualización donde predicen un crecimiento portuario negativo de 8% para este año y luego un repunte de 13% para el 2021. Además, la diversificación de China como el proveedor de exportación mundial jugará un rol clave en la reorganización de la industria durante el próximo año. “El intercambio comercial es una vía recíproca, por lo tanto, si tus compradores no están comprando no tiene sentido producir. Si los socios comerciales de China en Estados Unidos y Europa no están comprando esto afectará el comercio de contenedores de China. Esperamos ver menor crecimiento portuario en China este año, aunque ha salido del confinamiento mucho antes que el resto de las economías del mundo. No creo que sea inmune. Y no olvidemos el riesgo de que luego de este episodio haya una represalia en contra de China mientras los dueños de la carga buscan diversificar su origen desde China. Esa es una tendencia al alza que ya podemos ver, pero es positivo para el transporte de contenedores porque China había llegado al punto en que ya no necesitaba más el input de commodities, entonces si diversificas hacia otros mercados eso también le da mayor movimiento en otras regiones”. concluyó.  https://www.mundomaritimo.cl/

DEJA UNA RESPUESTA