Filtrada, remineralizada y en botella reutilizable: el agua que conquista a famosos restaurantes uruguayos

0
272

Jacinto, El Almacén, Café Misterio y Mercado Ferrando son algunos de los espacios gastronómicos que utilizan la tecnología de Agua Local. La firma busca crecer en Argentina, Uruguay y Paraguay.

Del origen a la mesa y sin dejar huella» es un lema de Agua Local, un emprendimiento que ofrece un servicio de filtrado, purificación y mineralización del agua para, tras ese proceso, servirla en la mesa en botellas de vidrio reutilizables. El proyecto surgió de la inquietud de un grupo de amigos (uruguayos y argentinos, muchos de ellos radicados en Chile) que se animaron a emprender en torno a esta idea, que apunta a reducir el consumo de botellas de plástico y hacer más eficiente la forma en que el agua embotellada llega a los consumidores en hoteles, restaurantes y oficinas. Tras iniciar su camino en Argentina en 2018, se instalaron en septiembre del año pasado en Uruguay y el próximo paso ahora es llegar a Paraguay.

La empresa, que tiene 80 equipos funcionando en Argentina y otros 16 en Uruguay, tiene como próximo paso de expansión llegar a Paraguay

«Tenemos un plan global de contar con 200 máquinas instaladas para fin de año entre Uruguay, Argentina y empezar el desarrollo en Paraguay», indicó Diego Strauch, socio y country manager de Agua Local. «La idea en Paraguay va a ser similar al desarrollo en Uruguay; serán unos seis meses de exploración este año y así lograr posicionar la marca en unos 15 restaurantes y ojalá llevarla a 30 en el futuro cercano», adelantó. La empresa tiene 80 equipos operativos en Buenos Aires entre hoteles, restaurantes y oficinas, y otros 16 en Uruguay, entre Montevideo, Punta del Este y Colonia. Sus clientes locales son reconocidos: figuran restaurantes como Jacinto (de Lucía Soria), El Almacén (Hugo Soca), Café Misterio (Juan Pablo Clérici) y Mercado Ferrando, entre otros. También han trabajado en verano en los establecimientos de los consagrados Francis Mallman y Fernando Trocca en José Ignacio.

Agua Local refleja la tendencia que se observa en muchos restaurantes del mundo en los que se sirve «agua de la casa embotellada». «Nos pusimos a investigar y vimos que los restaurantes tienen un proceso de filtrado y purificación del agua y te la pueden embotellar en el momento», comentó Strauch. La tecnología que utiliza la empresa para brindar su servicio «conecta varios sistemas para entregar un producto de calidad». Primero, el agua circula por un filtro purificador y remineralizador que elimina sedimentos y partículas que se encuentran en el agua (por su pasaje por las cañerías); luego, un filtro de carbón activado elimina químicos y toxinas, y un sistema de ósmosis inversa se encarga de depurar cualquier impureza aún presente. En el último paso, el agua es tratada por un filtro remineralizador compuesto por piedras naturales que le dan el clásico sabor del agua mineral. Finalmente, el agua está lista para ser dispensada por una especie de choppera, que la enfría y gasifica para embotellar en el momento de consumo.

Agua de la red de los clientes pasa por varias etapas para su consumo

La solución permite a las empresas autoabastecerse a cambio de una tarifa mensual que ronda los US$ 300. La sustentabilidad es una premisa que define al emprendimiento. Por eso, las botellas de vidrio que entrega Agua Local son reutilizables, lo que evita los impactos asociados a la operativa y logística del agua embotellada tradicional, remarcó Strauch. La cantidad de envases que la marca suministra se estima entre la empresa y el cliente. El cálculo permite que un restaurante que, por ejemplo, dispone de 50 botellas de Agua Local evita el consumo de entre 3.500 y 4.000 envases de plástico y vidrio desechable. La buena calidad de agua en la región es un valor que suma a este proyecto, que busca seguir creciendo. https://www.elpais.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA