Escuela náutica de Carmelo (UTU): 10 años esperando se designen dos cargos para que sus alumnos puedan embarcar

2
225

Esta Escuela, que se encuentra de cara a la Hidrovía Paraná Paraguay, de cara al Río Uruguay, frente al Delta del Paraná y a escasos 20 kilómetros del puerto granelero más importante de Uruguay la situación no es como en los otros centros de formación ubicados en Montevideo, pese a que cuentan con una planilla de alumnos de Maquinistas Navales y Patrones muy importante.  Lic. Carlos de Arrascaeta.

Días atrás desde Trade News, Emiliano Galli informaba que la Escuela Nacional de Náutica, gracias al desarrollo de un protocolo de seguridad específico que abarca todos los aspectos necesarios para minimizar los riesgos de contagiosidad del coronavirus, logró normalizar el embarque de sus cadetes, los futuros marinos mercantes. En el artículo menciona que desde el año 2019 Argentina vuelve a tener un buque escuela para sus marinos mercantes, a través del Buque ARGENTINA C de la Compañía VESSEL SA donde sus estudiantes pueden realizar las horas de prácticas de embarque exigidas por el Convenio STCW pero además porque estas prácticas son necesarias e indispensables en la formación de marinos. Durante el tiempo de embarque de los estudiantes los cadetes (alumnos de 2° año) y los pilotines (alumnos de 4° año) cuentan con el apoyo de empresa, prácticos y gremios quienes les cubren “… desde la comida hasta la ropa y todo el equipamiento necesario es fruto de las donaciones privadas. En tanto, mientras embarcados conocen en primera persona cómo es la navegación por el río Paraná y el Río de la Plata, cómo es el atraque y la carga y descarga de contenedores, el funcionamiento de la sala de máquinas y del puente de mando, los cadetes continúan durante su travesía con la capacitación teórica vía Zoom, con la infraestructura y conectividad del Argentina C…”

El buque ARGENTINA C es un buque portacontenedores de 3491 toneladas de registro, eslora 121,31 mts, Manga: 22,14 mts, Puntal: 6,50 mts y una capacidad de 800 teus. De esta forma los futuros marinos de la marina mercante Argentina pueden cumplir con lo dispuesto en la Sección A-II/1 y Sección A-III/1 del Código de Formación según los cuales, todo aspirante a título de oficiales encargados de la guardia de navegación o de oficial encargado de la guardia de máquinas en una cámara de máquinas deben cumplir un período de embarco a bordo como parte de la formación. Con esa instrucción a bordo, mediante un Programa de Formación a Bordo, el alumno va tomando conocimiento con lo que será su futura profesión y solo se aprende a navegar, navegando.

Es impensable formar marinos si no se embarcan. Y decimos esto porque dentro de nuestras actividades profesionales desarrollamos la docencia en un Centro de Formación, en Uruguay, como lo es la Escuela de Reparaciones, Construcciones Navales y Anexos, en Carmelo en los cursos de Náutica y Pesca así como de Maquinistas Navales por los que se forman los Patrones de Tráfico, Cabotaje y Pesca al igual que Patrones de Hidrovía y Maquinistas Navales. Desde hace ya 10 años desarrollamos esta actividad con un grupo de docentes comprometidos con la formación de nuestros marinos, y con la ilusión que llega cada alumno al aula. Con cada alumno llegan las ilusiones de padres que con esfuerzo motivan, apoyan y alientan a sus hijos en estudiar una profesión que les dará una herramienta de trabajo segura, prometedora y confiable. Muchos no son jóvenes, muchos ya son adultos, que trabajan en el ámbito naviero y saben que para crecer profesionalmente es necesario estudiar y formarse. De esa forma, trabajan, viajan hasta el centro de estudios que muchas veces son viajes de más de una hora porque viven a más de 100 kilómetros, luego están con sus hijos y esposa, descansan y así todos los días durante tres años.

Pero esos sueños, esas ilusiones y esos esfuerzos caen en una bolsa rota y descocida cuando luego de finalizar sus estudios quieren asentar sus patentes de Patrón de Cabotaje y desde la Autoridad Marítima les dicen que no pueden hacerlo porque en sus tiempos de estudios no cumplieron con el Programa de Formación a Bordo o el llamado Embarque Calificado.

Y la Autoridad actúa conforme a derecho, es lo que establecen las normas, se requiere un tiempo de 180 días de formación a bordo, como lo establece el Convenio de Formación, como es indispensable y necesario hacerlo. Este año, en 2020 se hizo el llamado por parte de la Institución (Universidad del Trabajo del Uruguay) para cubrir el cargo de Corrección de Libretas de Cálculos, indispensable para asentar las Patentes de los egresados, quienes deben cumplir con ciertos cálculos a bordo tal como lo dispone el Decreto N° 386/989 del 22 de agosto de 1989 “Reglamento de Patrones de Cabotaje de embarcaciones de Bandera Nacional en su Artículo 11, pero la pandemia no permitió que se avanzara en el proceso, estamos ya en julio, estamos ya en la segunda mitad del año y aún no avanza este proceso. Podrán dar muchas explicaciones pero ninguna será tomada en cuenta, ni por los alumnos, ni por los padres, ni por las familias ni por la Autoridad que nuevamente, cuando estos muchachos concurran a asentar sus Patentes se les dirá que no se puede porque no cumplieron el tiempo de embarque calificado y los ejercicios y cálculos a bordo. Pero no solo no avanza el proceso del llamado del docente para corregir las libretas de cálculos sino que no se hace el llamado para cubrir el cargo del Coordinador de Embarque que es quien realiza las gestiones y coordinaciones para que los alumnos puedan cumplir con el tiempo de Formación a Bordo. Hasta hace no mucho tiempo, los alumnos de este centro de formación se embarcaban y hacían prácticas dado que docentes, empresas y ellos mismos conseguían por sí, buques para embarcarse pero estos embarques no eran parte de la formación curricular dado que se hacían por impulso propio y personal, no institucional. Y la situación sigue, al 6 de julio de 2020 sin cambios, sin novedades distintas, más de lo mismo.  

Pero es bueno reconocer que no en todos los centros de formación sucede esto. En Uruguay se cuenta con tres centro de formación de oficiales de la marina mercante:

Por un lado la Escuela Naval, dependiente de la Armada Nacional, donde se forman los Pilotos e Ingenieros Navales, con simuladores de navegación, de máquinas y toda una gran estructura de primer nivel internacional para la formación de los marinos mercantes, y eso es reconocido por todas las banderas. Y eso está bien.

Luego la Escuela Técnica Superior Marítima, dependiente del Consejo de Educación Técnico Profesional donde cuentan simuladores de navegación, simuladores de máquinas y con una infraestructura que permite formar los Patrones de la Marina Mercante Nacional y Patrones de Pesca, así como Maquinistas Navales titulados y reconocidos acordes al STCW. Y eso también está muy bien.

También, como ya se adelantó, se encuentra la Escuela de Reparaciones, Construcciones Navales y Anexos en Carmelo, también dependiente del Consejo de Educación Técnico Profesional donde también se forman Patrones de la Marina Mercante Nacional y Patrones de Pesca, así como los tres primeros años de la carrera de Maquinistas Navales. Este es el único centro de formación fuera de Montevideo, y no solo no tienen simulador de navegación ni de máquinas, sino que tampoco hay coordinador de embarque. El embarque no se hace como hoy tienen la fortuna los alumnos argentinos o los egresados de otros centros de formación, aquí la realidad es que los alumnos estudian y no pueden asentar sus patentes pese a que cuentan con un nivel de preparación muy bueno, casi de excelencia.

En esta Escuela, que se encuentra de cara a la Hidrovía Paraná Paraguay, de cara al Río Uruguay, frente al Delta del Paraná y a escasos 20 kilómetros del puerto granelero más importante de Uruguay la situación no es como en los otros dos centros de formación, pese a que cuentan con una planilla de alumnos de Maquinistas Navales y Patrones muy importante.

De hecho no hay tampoco continuidad educativa ya que para formar un curso muchas veces se debe de dejar de armar otros por razones presupuestarias y de organización interna.

ERCNA es un centro de formación donde en un porcentaje muy alto sus egresados logran trabajar en el ámbito naviero, cosa que no en todos los lugares sucede, de hecho los alumnos de esta Escuela son requeridos por distintas empresas navieras. Hay empresas, locales e internacionales, dispuestas a embarcar a estos muchachos para que cumplan esta formación a bordo. Muchas empresas han ofrecido sus buques. Hay docentes comprometidos que incansablemente hacen gestiones aún fuera de sus competencias para que estas empresas colaboren, hay patrones en buques que también colaboran, hay alumnos necesitando de esa formación a bordo y solo resta que, desde quien corresponda, que comiencen a hacer lo que se debe para lograrlo. Sabemos que muchos se molestarán por este artículo, y están en su pleno derecho, los comprendemos, muchas veces la realidad es mejor esconderla. Estos reclamos no son de ahora, son desde hace mucho tiempo. Siempre hay excusas o silencios que hablan solos, y los resultados siguen siendo los mismos. Pero también sabemos qué hace 10 años se reclama que se designe el Coordinador de Embarque y el Asistente de Corrección de Libretas de Embarque, y aun así, al día de hoy, no se han asignado los cargos.

Lo reclaman los alumnos, los padres, los docentes, todo el equipo lo reclama, incluso la industria para poder embarcar a los futuros marinos. Ellos, todos, también tienen el derecho en molestarse por la inacción de tantos años y porque nadie tiene el derecho de aplastar sueños e ilusiones de muchachos, de hombres que estudian y de familias enteras. Que este año 2020 no pase en la historia solo como el año de la pandemia y podamos en 2021 decir, que pese a que se demoró se logró aprobar estos cargos por y para los alumnos, actuales y futuros, porque sin formación a bordo, no hay formación de marinos. Para finalizar este artículo donde solemos Pensar en Voz alta queremos compartir una noticia publicada en el portal themaritimepost.com el pasado 26 de junio de 2020 con el título “Incapaz de unirse a la primera nave, el cadete deprimido comete suicidio” la cual transcribiremos textualmente de forma de quienes lean este artículo y tengan el poder de decisión para solucionar los problemas de la Formación Marítima lo hagan, pensando que pueden ser sus hijos. “[Actualización 26 de junio de 1800 IST]: Según la última actualización recibida, el cadete lamentablemente sucumbió a las heridas y perdió la batalla de la vida. Si bien se ha hablado mucho sobre el estrés mental que atraviesan los marinos atrapados a bordo, se ha mostrado muy poca preocupación por los marinos que esperan unirse a los barcos desde hace mucho tiempo sin ningún salario. El jueves por la noche (25 de junio), un joven cadete (23 años), que estaba esperando para comenzar su carrera a bordo desde los últimos 2 años, intentó suicidarse saltando de un paso elevado. Después de esperar durante 2 largos años, finalmente recibió noticias de su primera unión, que se retrasó aún más debido al bloqueo del coronavirus. Afortunadamente, el cadete solo resultó herido, la policía llevó al joven al hospital. Fue admitido en la UCI. La condición del joven seguía siendo crítica hasta altas horas de la noche.

El incidente tuvo lugar en el paso elevado de Ajabpur, Haridwar, Uttarakhand (India). Testigos dijeron que el joven paseó sobre la marcha durante mucho tiempo antes de saltar. Esto causó pánico en el área. Según la información de la gente, el personal de la fuerza de guepardo (fuerza policial para controlar el crimen callejero) llegó al lugar. El cadete fue trasladado de inmediato al Hospital del Gobierno en estado crítico. Después de un examen preliminar, fue derivado al Centro Superior. Tras una investigación por parte de la policía, se descubrió que el cadete estaba deprimido ya que no pudo comenzar su carrera en la Marina Mercante durante más de un año y medio. https://www.icndiario.com/

2 COMENTARIOS

  1. La Escuela Marítima de Carmelo, merece el mayor apoyo de las autoridades de la enseñanza. Cumple una excelente labor, dando oportunidad a estudiantes del interior en una profesión cuya actividad es muy próxima a su lugar de emplazamiento. además cubre la posibilidad de concurrencia a sus aulas de varias localidades muy próximas a Carmelo, como Nueva Palmira, Conchillas, Ombúes, Colonia Miguelete, y varias del departamento de colonia. El dar oportunidad a la enseñanza es dar un paso positivo al desarrollo

  2. Felicitaciones por la nota, es hora de ponerse las pilas con la UTU de Carmelo, por favor que las Autoridades le busquen una solucion y que estos muchachos, futura “gente de mar” y que puedan cumplir con sus ilusiones y obetivos.-

DEJA UNA RESPUESTA