El ex rugbier que viajaba en Buquebús está muy complicado

0
86

Luca Singerman, un ex Buenos Aires Criquet & Rugby Club, puede ser condenado a una pena de tres a 15 años de prisión por haber viajado con coronavirus de Colonia a Buenos Aires y exponer a más de 400 personas. Un ex rugbier, Luca Singerman, es el imputado por haber viajado con coronavirus en Buquebús: está sumariado y se esperan los resultados médicos para confirmar que padece el COVID-19. El joven, de 22 años, jugó de hooker hasta los 19 en Buenos Aires Criquet & Rugby Club (de la Primera de la UAR), pero ya no es socio del club. Su situación es complicada desde lo legal porque el delito que se lo acusa puede ser penado hasta con 15 años de prisión. En el barco viajaban más de 400 personas que debieron quedar en cuarentena al llegar a Buenos Aires, la mayoría en el hotel Panamericano. A Singerman le podrían aplicar el artículo 205 del Código Penal por violar el aislamiento. Si se le aplica el 202, la pena prevista es de reclusión o prisión efectiva de tres a 15 años por negligencia e imprudencia de no respetar reglamentos y deberes que corresponden a una pandemia, y propagar una enfermedad al no guardar cuarentena. Singerman está internado en el Instituto Agote . En tanto, dos mujeres que se trasladaron en el barco que salió de Colonia rumbo a Buenos Aires se negaron a realizarse estudios en el hospital Muñiz, por lo que fueron detenidas y serán imputadas por resistencia a la autoridad.

¿Cuál es la versión que dio Singerman?

El utilizó sus redes sociales para argumentar que en realidad no se escapó de ningún hospital, sino que se hizo estudios, en Montevideo, por una cuestión de responsabilidad porque había estado en Europa junto a cuatro amigos. Según él, durante el viaje a Buenos Aires le llegó el mensaje que informó su positivo. Por eso, dijo que decidió avisarles a las autoridades del barco.  El padre de Singerman, Pablo, de profesión economista, habló con América TV y dio una versión coincidente: “Mi hijo estuvo estudiando en España, por un intercambio universitario, y, como se suspendieron las clases, decidió, con sus amigos, volver a Buenos Aires. Primero fueron todos a la casa de uno en Montevideo donde, después de los catorce días en cuarentena, se hicieron estudios”. De acuerdo a un audio que Singerman les mandó a sus amigos del club de rugby, manifiesta: “Estábamos volviendo y me llega el mensaje que tenía coronovirus. Dijimos que había que ser respetuoso y avisarle al capitán (…) Nos podíamos haber hecho los boludos”. La Armada Uruguaya sacó un comunicado en el que explica que el joven, al salir de Colonia, no manifestó síntomas de coronavirus.  De todas maneras, Singerman deberá explicar por qué no esperó a conocer los resultados y decidió viajar en Buquebús. La investigación la lleva a cargo la fiscal Alejandra Mángano.  Tras el aviso que dio Buquebús, diez ambulancias del SAME se dirigieron al puerto de Buenos Aires para el traslado de los pasajeros a los centros médicos en que se les realizaron los estudios.  https://www.eltribuno.com/

DEJA UNA RESPUESTA