Coronavirus: 25.000 argentinos ingresaron a Uruguay desde el comienzo de la pandemia

0
180

Del 13 de marzo al 31 de julio, entraron a Uruguay casi 25.000 ciudadanos argentinos. Mientras en Buenos Aires la cuarentena se extendió dos semanas más, nuestro país tiene una mayor libertad. Fuera de temporada y en plena cuarentena obligatoria en Argentina, las fronteras binacionales registraron el ingreso de 24.759 ciudadanos argentinos a Uruguay, una cifra que no habría sido importante años anteriores, pero que es significativa en el contexto actual de pandemia, ya que una buena parte de ese número son personas que se han movilizado para vivir aquí este tiempo y no para hacer un mero paseo de fin de semana. Esos cerca de 25.000 argentinos ingresaron entre el 13 de marzo y el 31 de julio, y a diferencia de años anteriores, no se trata de turistas por paseos ni de ejecutivos de negocios, porque desde esa fecha se ha dado un cierre de fronteras para turismo, y los que ingresan al país es porque tienen un justificativo de residencia. En tanto, durante la pandemia, Migraciones de Uruguay recibió apenas 85 pedidos de residencias entre marzo y julio, y fueron concedidas 77. En la Dirección Impositiva hay expedientes sobre residencias fiscales, pero aún nada sobresaliente. “Es el invierno con más familias viviendo acá de los que yo recuerde. Por argentinos que se mudaron temporalmente y por uruguayos que prefieren pasar a su segunda casa, y trabajar desde aquí, aunque esto no se refleje mucho en la actividad comercial”, dijo a LA NACION el alcalde de Punta del Este, Andrés Jafif, que advirtió que esta situación alienta expectativas de crecimiento. En reserva, empresarios locales y funcionarios de gobierno, con asistencia de técnicos de organismos internacionales, trabajan en un plan de promoción de inversiones y generación de clima de negocios para aprovechar la oportunidad que se abre para Punta del Este. La ciudad está por estrenar una zona franca para producción audiovisual y se trabaja en un proyecto de otro parque de negocios con beneficios impositivos para radicar inversiones en otros rubros. El director de Terramar, Juan Carlos Sorhobigarat, visualiza una corriente argentina inédita en traslado de residencia, que se está dando en familias de alto poder adquisitivo pero que considera que puede ampliarse en próximos meses. “Hay más compras de inmuebles que lo habitual, pero lo más fuerte se da en alquileres largos por argentinos que prefieren pasar la pandemia en este lugar, disfrutar de aire libre, hacer deporte, tener calma, sin desligarse de sus negocios [en Buenos Aires]”, dice Sorhobigarat, que es uno de los líderes del proyecto “Destino Punta del Este”. Esa asociación nació en 2006 para promover al balneario uruguayo más allá del verano, como centro de negocios para captar inversores y extranjeros interesados en radicarse en la ciudad. Estos agentes empresariales trabajan en un “Plan Estratégico de Punta del Este” con esos fines.

Cierre de fronteras

El movimiento es incipiente y los números concretos no dan respaldo a las versiones sobre “una invasión” argentina o una lluvia de pedidos de residencia, pero de alguna manera son una señal. Los que trabajan en gestión de documentación de residencia legal o fiscal aseguran que no se recuerda un movimiento como el registrado ahora, aunque eso aún no se refleja en concreción de trámites. Los gestores dicen que ello obedece al cierre de fronteras y que las carpetas se activarán en cuanto los argentinos tengan otra libertad para cruzar el Río de la Plata. “Muchas familias se han quedado desde marzo y están esperando que se cumpla el plazo de vivir en territorio uruguayo para iniciar trámite de residencia, por lo que no se ve ahora en números pero sí se dará en la segunda mitad del año”, dijo a LA NACION el abogado Federico Fischer, de la consultora “Andersen Tax & Legal”, uno de los tantos estudios que promociona el régimen que ha flexibilizado el gobierno de Luis Lacalle Pou. Fischer afirmó que los trámites de residencia fiscal “se están triplicando, respecto del año pasado”. De todas maneras, los datos de la autoridad impositiva uruguaya no muestran un incremento de registros de extranjeros que busquen desligarse de obligaciones tributarias en su país, al menos por ahora. La coberturas televisivas con algunas figuras mediáticas que se han mudado a Uruguay generan una ilusión de masividad que por ahora no se corresponde ni con lo que se ve en las calles, ni con los números. Pero, ¿cuál es la magnitud real del imán uruguayo para argentinos? Lo que hay por ahora, más allá de esos 25.000 ingresos, son consultas permanentes a gestores, abogados, agentes inmobiliarios, conversaciones entre empresarios rioplatenses sobre complementación de negocios y algunos indicios de presión por compra de campos. Operadores inmobiliarios, estudios jurídicos, asesores de inversión, agentes de servicios diversos, están con una expectativa alta ante la posibilidad de un renacimiento de Punta del Este de la mano de argentinos que se muden de Buenos Aires o de las provincias. Las numerosas consultas telefónicas o a través de internet no suenan a mera curiosidad sino que muestran interés real. “Cuando vengo del campo hasta la península, no puedo creer la cantidad de luces en casas o apartamentos que hay por la noche. Conozco el mapa de memoria y hay lugares que solo tenían gente en enero, pero ahora hay familias viviendo”, dice Betty Páez, una de las agentes locales de mayor experiencia en el balneario, que tiene sus oficinas de Nieto & Páez frente a la Playa Mansa. La empresaria recuerda que el golpe del COVID-19 fue duro y la actividad se detuvo, pero que con el paso del tiempo se generó un trabajo inusual: “Mostrar casas y apartamentos se ha hecho habitual en una época que no lo era, pero cuesta concretar negocios porque los vendedores no ceden en los precios, ya que no tienen apuro por hacerlo y porque ven que hay una demanda firme”. Sin embargo, con inusual cantidad de ventanas iluminadas por la noche, y chimeneas con humo de estufa a leña, la Punta del Este invernal ha mutado a una ciudad con un movimiento inédito, lo que sí alienta esas expectativas de radicación masiva de argentinos. https://www.elpais.com.uy/

DEJA UNA RESPUESTA