El “cementerio de barcos” que dificultaba la navegación en Uruguay ya tiene solución definitiva

1
796

La experiencia de Movilex en el cortado y reciclaje de estas embarcaciones, es fundamental para solucionar una situación que lleva años generando un conflicto de grandes proporciones en la navegación. La empresa uruguaya Movilex Recycling Uruguay, será la encargada de terminar con el grave problema del enorme “cementerio de barcos” abandonados que dificulta la navegación en la entrada del puerto de Montevideo en Uruguay. Un peligro latente que por fin tendrá una solución definitiva. La experiencia de Movilex en el cortado y reciclaje de estas embarcaciones, es fundamental para solucionar una situación que lleva años generando un conflicto de grandes proporciones en la navegación. La empresa de reciclaje ha ganado la licitación de la Administración Nacional de Puertos (ANP) y ya se encuentra trabajando en la preparación de las operaciones. Esto también generará empleo calificado en Uruguay, porque Movilex se instala en el país y dará trabajo a técnicos y operarios locales bajo la dirección de expertos internacionales. Con una vasta trayectoria en Europa y América, la empresa inicia una nueva etapa en el Río de la Plata introduciendo nuevas tecnologías para beneficiar no solo el área marítima sino el medio ambiente. Movilex Recycling Group tiene una vasta experiencia en varias actividades bajo un sistema innovador de recogida, descontaminación y valorización de los residuos, centrado en la trazabilidad controlada desde el proveedor del residuo hasta el cliente final.

La solución a un grave problema

Cuando los cruceros de las grandes compañías marítimas -que traen a Uruguay miles de turistas internacionales- ingresan al puerto de Montevideo, la primera imagen que reciben los visitantes es la del cementerio de barcos abandonados que son en realidad miles de toneladas de hierros oxidados, que además de dificultar peligrosamente la navegación, son un enorme foco de daño ambiental. Allí están esos despojos de los que alguna vez fueron buques de gran calado, y se suman desde hace ya más de 30 años en algunos casos, sin que se llegue a una solución definitiva. Es el “reino de la chatarra”, un título que difícilmente pueda halagar a nadie. Y es un peligro es latente ya que varias de esas embarcaciones no tienen anclas pues le han sido retiradas al quedar fuera de servicio. Esos buques están en esa zona de acceso al puerto de Montevideo, pero no están sujetos a nada, se encuentran en algunos casos asidos uno a otro, con el peligroso riesgo que una nave arrastre a otra y la hunda; algo que ya ha sucedido. Según contaba el diario El País, en una oportunidad una tormenta fuerte desprendió a un par de estos buques que navegaron a la deriva hacia la orilla encallando para el lado de la rambla Baltasar Brum. El principal temor es que arranquen para el lado del canal que lleva a la refinería de La Teja y ahí entorpezca el tránsito de los buques, dice el artículo periodístico. Ahora ya hay una esperanza, Movilex comenzará con los trabajos y el problema de años, tiene al fin una solución. https://www.icndiario.com

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA