Brasil se prepara para suplir suministro de grano ucrananio importado por China

0
70

El país asiático de esta manera también reduciría su dependencia agrícola de EE.UU. China podría empezar a importar maíz de Brasil a partir de diciembre, en el marco de una iniciativa del primer comprador mundial para reducir su dependencia de EE.UU. y sustituir los suministros de Ucrania cortados por la invasión rusa. Unas 45 instalaciones propiedad de empresas como Bunge Ltd., Cargill Inc. y Archer-Daniels-Midland Co. han sido preaprobadas por Brasil para exportar a China. El total final será mayor debido al gran número de solicitudes, dijo una fuente familiarizada con el asunto, que pidió no ser identificada ya que las conversaciones continúan. Es probable que la lista definitiva se envíe a China en noviembre,  informó Bloomberg. China está tomando medidas para acelerar las importaciones de maíz brasileño, diversificando el suministro en un momento en que la guerra en Ucrania ha perturbado el comercio y las tensiones con EE.UU. son elevadas. El incremento de más del 20% en los futuros del maíz de Chicago en menos de tres meses, agravada por el aumento del dólar, ha aumentado la urgencia de encontrar cargamentos alternativos. China también está frenando las exportaciones de almidón de maíz, en una señal de que el país está preocupado por el suministro interno.

Las compañías agrícolas estadounidenses Archer-Daniels-Midland Co. y Bunge Ltd. se desplomaron hasta un 2,9% al conocerse la noticia, antes de recuperarse. Aunque Brasil es el segundo mayor exportador mundial de maíz, China casi nunca ha comprado a la potencia agrícola en los últimos nueve años debido a aspectos fitosanitarios. En una reunión celebrada este año en Brasilia, las dos naciones acordaron finalmente normativas sanitarias tras años de conversaciones, lo que allana el camino para las compras. La medida amenaza la participación de EE.UU. en las compras chinas, que representaban alrededor del 70% en la temporada 2020-2021. Bunge lidera la lista con 20 sitios aprobados por Brasil para exportar maíz a China. Una vez que Pekín apruebe la lista, esas empresas negociarán directamente con los compradores del país asiático. China ya compra la mayor parte de la soja de Brasil, grano destinado para alimentar su enorme cabaña porcina. La nación asiática tiene un historial de alejarse de los suministros agrícolas de EE.UU. en un momento de escalada de tensiones, como en 2018-19 durante una guerra comercial, y tiene un objetivo más amplio de reducir la dependencia de un solo proveedor. https://www.mundomaritimo.cl/

DEJA UNA RESPUESTA