Armadores: ¿Cómo deberían actuar frente a la contingencia que impone el brote de coronavirus?

0
102

Contratos de fletamento por tiempo deberán responder a las condiciones que impone la epidemia en China. A pesar de este potencial de perturbación, la industria del transporte marítimo probablemente desempeñará un papel central para asegurar que las rutas comerciales vitales permanezcan abiertas y que los desajustes ocasionados por el COVID-19 (coronavirus) se reduzca al mínimo y el mundo siga abasteciéndose de alimentos, energía y otros servicios vitales. Pero, ¿a qué precio y quién pagará por ello? 

Un reporte de Gard intenta identificar algunas de las preguntas que probablemente se plantearán en este contexto desde el punto de vista del armador en sus relaciones con su fletador, considerando las condiciones de fletamento por tiempo estándar de la industria y sujeto a la ley inglesa.

¿Si un buque es enviado a un puerto en China, o a algún otro lugar afectado por el coronavirus, ¿debe ir?

-Cada contrato de fletamento por tiempo debe ser interpretado según sus propios términos y la situación fáctica evoluciona rápidamente y puede desarrollarse hasta el punto de que la respuesta es “no”, pero por el momento la respuesta más probable es “sí”. Desde un punto de vista jurídico, es probable que la pregunta pertinente sea “¿Es éste un puerto seguro?” porque la mayoría de los fletamentos (pero no todos) contienen una garantía del fletador de que el puerto será prospectivamente seguro, es decir, seguro en el momento del arribo del buque.

¿Qué significa “seguro” en el contexto del brote de coronavirus?

-La definición estándar de un puerto seguro en este contexto es que “en el período de tiempo pertinente, el buque en particular puede recalar en él, usarlo y regresar de él sin que, en ausencia de alguna anormalidad, se exponga a un peligro que no puede ser evitado por una buena navegación y marinería…” (The Eastern City [1958] 2 Lloyds Rep p127)

Si bien esto se dirige principalmente a cuestiones de navegación, marinería y seguridad física del buque, los tribunales ingleses han aceptado desde hace mucho tiempo que la seguridad también incluye la inseguridad política, las actividades de tipo bélico y el riesgo de demora, siempre que la demora sea de duración suficiente. Si bien no existe una autoridad directa sobre este punto, es probable que una corte o tribunal aborde la cuestión de la seguridad de un puerto.

¿Es posible que un puerto nominado como seguro, se vuelva inseguro?

-Es probable que la cuestión de la seguridad se complique con un margen de divergencia de opiniones en cuanto a: el nivel de riesgo de infección; y el nivel de riesgo de infección necesario para que un puerto se considere inseguro.

Es probable que las prácticas de trabajo del puerto y el tipo de carga sean factores importantes: un buque tanque que descargue en una instalación en alta mar con un contacto mínimo entre la tripulación y la costa; un granelero amarrado en el muelle con un equipo de estibadores que descargue un cargamento de arroz ensacado; y un crucero con pasajeros que suban y bajen del buque e interactúen con la población local en diversos puertos presentarán todos perfiles de riesgo diferentes.

En caso de duda sobre el nivel de riesgo, se espera que un tribunal resuelva la duda a favor de la conclusión de que el riesgo hizo que el puerto fuera inseguro.

¿Existen otras condiciones del contrato de fletamento que también podrían ser pertinentes para esta cuestión?

-Es posible. Es difícil prever todas las situaciones y todas las formas en que se puede enmarcar una reclamación, pero otras cláusulas pueden ser pertinentes: por ejemplo, si el contrato de fletamento tiene una cláusula de fuerza mayor, ésta puede desencadenarse y puede dar lugar a diferentes consideraciones y un resultado diferente en cuanto a si el riesgo de demora o incluso de cancelación recae en los armadores o fletadores.

Aparte del contrato de fletamento, ¿hay algún otro principio legal que pueda entrar en juego?

-Si la situación evoluciona hasta el punto de que el contrato, tal como estaba previsto inicialmente, se vuelve incapaz de ser ejecutado, puede ser que la ley intervenga para liberar a ambas partes de sus obligaciones de ejecución en virtud de la doctrina de la “frustración”.

Si la tripulación se enferma, ¿el buque puede desviarse para ayudarles?

-Sí, suponiendo que sea un paso necesario, pero también, de la manera normal, es probable que el tiempo que se dedique a ello sea fuera de lo normal, a menos que haya surgido un derecho de reclamación como resultado de una indemnización implícita. Otra consideración es que un buque puede dejar de estar en condiciones de navegar si su tripulación, o algunos de ellos, sufren de Coronavirus. https://www.mundomaritimo.cl/

DEJA UNA RESPUESTA