El misterio de la aparición de un tamanduá en una playa rochense

0
421

Tres especialistas aseguraron a Montevideo Portal que se trata de una aparición “rarísima”. Desde Fauna aclararon que si ven al animal se contacten con Dinama, ya que tiene poca posibilidad de supervivencia en la zona.

Ayer de mañana, un tamanduá (Tamandúa tetradactyla) u oso hormiguero chico, apareció en una zona de playa entre La Pedrera y Punta Rubia. Varias personas filmaron al animal, que se encontraba además muy cerca de la caseta de guardavidas, y subieron los videos a las redes sociales. El tamanduá uno de los animales más extraños que se pueden ver en el Uruguay, a tal punto de que la mayoría de la población no sabe que se pasea por nuestras tierras. Es tan raro que hace algunos años un ejemplar apareció en la localidad de Sequeira (Artigas) y la policía no tuvo mejor idea que meterlo al calabozo de la seccional del pueblo, a la espera de que llegara alguien especializado en fauna para hacerse cargo.

Por ello causó tanta extrañeza su aparición en una playa alejada de su área de distribución. El tamanduá se diferencia de su primo más conocido -el oso hormiguero gigante- por su tamaño más pequeño, el color amarillento de su piel y la mancha negra que semeja un chaleco. Pertenece a la familia de los mirmecófagos (animal que se alimenta exclusiva o mayoritariamente de hormigas), cuya característica más notable es la pérdida o reducción de la dentición y la posesión de una lengua notablemente larga y pegajosa.

El biólogo Ramiro Pereira, que se encuentra en La Pedrera, dijo a Montevideo Portal que es “muy raro” que un tamanduá haya llegado por sus medios hasta esta playa. “La zona de distribución más cercana es el norte de Rocha, casi hasta Treinta y Tres, y hacia el oeste en la entrada del Penitente. No es un animal que pueda desplazarse tantos kilómetros, y tampoco hay en el camino el tipo de hábitat más favorable al tamandúa”, aclaró. “No tiene muchas posibilidades de llegar si tiene que cruzar campos y rutas, además pensando en el problema que representan los perros para este animal”, agregó Pereira.

El especialista apuntó que desde el punto de vista climático la zona sería apta para el animal, pero con la fragmentación de hábitat “a escala local es inviable”.

Aunque es extraño que se le haya escapado a alguien, ya que no es un animal que se mantenga como mascota, el biólogo cree que esa es una explicación más probable de su aparición. No hay tampoco en la zona reservas que tengan tamanduás registrados, de donde pudiera haberse escapado este ejemplar.

El biólogo se contactó con el departamento de Fauna de Dinama, ya que cree poco probable que el tamanduá tenga mucha posibilidad de supervivencia en la zona, y piensa que sería mejor que personal especializado lo atrapara y liberara en zonas de quebrada. Ana Laura Mello, responsable de Fauna, dijo a Montevideo Portal que en el caso de alguien lo vea no intente acercarse ni atraparlo sin llamar a personal especializado, para evitar hacer daño al animal (o ser lastimado, ya que el tamanduá puede ser peligroso cuando está acorralado).

Pidió que en caso de verlo se llame al 2917 0710 (internos del 8053 al 8056), ya que la Dinama quiere ubicar al animal en un lugar más seguro. También dijo que su aparición es “rarísima”, aunque un poco al norte de donde apareció hay una zona de monte de la que podría haber salido. “Quizá fue corrido por perros pero es muy extraño porque tiene que haber cruzado la ruta”, dijo.

El círculo se amplía

Más allá de lo inusual de esta presencia, es un hecho que los tamanduás están apareciendo en zonas donde antes no se los veía. Un trabajo realizado por los investigadores Carlos Prigioni, Juan Villalba y Álvaro Sappa, publicado por el Acta Zoológica Platense, analizó y actualizó los registros de este animal en el país (26 en total) y en base a ello pudo plantear la posible existencia de tres corredores biológicos que favorecen su presencia, además de ensayar algunas hipótesis sobre su expansión en Uruguay en estos últimos años.

“Es posible que el aumento en el número de registros se deba a variaciones climáticas con consecuentes cambios en los ecosistemas, y en grupos de invertebrados que sustentan su dieta, que le han beneficiado y permitido avanzar hacia latitudes más australes en nuestro país”, explican en el trabajo. Un ejemplar atropellado en Ruta 8, en la entrada al Salto del Penitente, Lavalleja, era el registro más al sur de la especie hasta el momento. Eso podría cambiar si se confirma que esta última aparición es natural, y no se trata de un ejemplar en cautiverio.

Juan Villalba, uno de los autores del trabajo, coincidió con Pereira en que esta aparición es rara. Dijo a Montevideo Portal que puede haber sido un desplazamiento de un monte a otro y que el tamanduá se haya desviado por la costa, aunque lo inusual es que se produzca durante el día. También cree que es posible que estuviera en cautiverio y se haya escapado, ya que con sus fuertes garras estos animales son capaces de romper tejidos de alambre o madera. Más allá del pedido de Dinama para relocalizarlo, Villalba también destacó el hecho de que la gente haya dejado seguir su camino al tamanduá, una actitud que “felizmente cada vez es más común”. “Yo he recibido unos ocho videos diferentes de diversos departamentos, donde se registró mediante celular la presencia de tamanduás y se los dejó libres como corresponde”, apuntó.

https://www.montevideo.com.uy

DEJA UNA RESPUESTA