La Armada uruguaya salva del naufragio a un velero argentino a la deriva

1
2140

 

La Armada Uruguaya salvó del naufragio a un velero argentino a la deriva por la fuerte tormenta, con gran aparato eléctrico, que azotó distintas zonas del país en la madrugada del sábado, informaron hoy a Efe fuentes oficiales. Los dos tripulantes del velero rescatado, el “Cumelen”, escribieron un testimonio, al que hoy tuvo acceso Efe, sobre la dantesca situación de peligro a la que se vieron sometidos al fallar el motor de la nave, necesario para aproximarse al puerto en una situación, de extremo oleaje y viento muy fuerte. “En el velero de bandera argentina, en emergencia, dos tripulantes deportivos, iluminados por los rayos que esporádicamente echan luz sobre un escenario dantesco, luchan contra los elementos para arribar al puerto de Buceo” en Montevideo, según la narración de los tripulantes. “Llueve torrencialmente. Soplan treinta nudos de viento y las olas proyectan el barco hacia arriba y hacia abajo entre crestas espumantes. Una avería ha inutilizado el motor. Los navegantes solo cuentan con las velas para afrontar el Noreste que les impide enderezar el rumbo al puerto”, añade.  “Así transcurre la noche, cazando con esfuerzo las velas, aguantando la escorada, soportando los embates de la ola que, de a ratos, irrumpe en el cockpit y lanza baldazos sobre los cuerpos de los nautas empapados por el diluvio”, explican los tripulantes. Tras esta situación, y tras lograr la conexión por radio con el control naval de Montevideo, zarpó en misión de rescate el guardacostas Pauysandú de la Armada uruguaya, rumbo a la posición informada, 10 millas aguas afuera de la costa del Río de la Plata. Dos hora después, surgieron de la oscuridad la voz del capitán del guardacostas anunciando la maniobra de aproximación al velero y los focos de la nave de rescate, en medio de una intensa marejada que obligó a extremar las precauciones para evitar una colisión entre los dos buques. Finalmente, se logró efectuar con éxito el lanzamiento de los cabos de remolque, desde el guardacostas, para ser atados al palo mayor y proceder al remolque mientras “la lluvia arrecia, el viento aumenta y los truenos apagan las voces de los hombres de la Armada que se gritan instrucciones, alarmas o expresiones de aliento”. La aventura concluyó con la llegada a la entrada del puerto del guardacostas Paysandú, remolcando al velero “Cumelen” a las cinco de la mañana, donde la Prefectura Marítima se hizo cargo de la conducción de la nave argentina al fondeadero.

Con este testimonio, los la tripulación del velero “Cumelen” quiso mostrar su agradecimiento y homenaje “al ejemplo de valentía, solidaridad y arrojo de las dotaciones de los buques y tripulaciones de la Armada de la República Oriental del Uruguay” que intervinieron en su rescate: el guardacostas Paysandú y las lanchas de la Prefectura Nacional Marítima (PNM) de las delegaciones de Santiago Vázquez y Puerto de Buceo.  https://www.eldiario.es

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA