Los principales puertos uruguayos redujeron su actividad en un año que resultó “muy complejo” para algunos operadores

0
143

El enfriamiento de la economía, la mala cosecha de soja y la pérdida de negocios con Paraguay —dada la “agresiva” competencia de Argentina— hicieron del 2018 un año “difícil” para los puertos uruguayos. Aunque en volúmenes de cargas y tránsitos hubo caídas de dos dígitos en Montevideo y Nueva Palmira, los ingresos de la Administración Nacional de Puertos (ANP) disminuyeron 6% en relación con el año anterior, según datos preliminares a los que accedió Búsqueda. La actividad en las principales terminales se alimenta del movimiento de importación o exportación, así como de mercadería que llega de paso rumbo a otros destinos (en tránsito o trasbordo) y del flujo de pasajeros, principalmente con Argentina por el Río de la Plata. Para 2019 las perspectivas no son claras, ya que si bien se perfila una mejor zafra para los granos, la temporada turística este verano está mostrando caídas en la afluencia de visitantes.

Menos ingresos

Para todo el 2018 la ANP tenía proyectado recaudar US$ 183,4 millones por el cobro sobre la carga (embarcada, desembarcada, en tránsito, el uso de la infraestructura portuaria y los servicios para los pasajeros, las concesiones y los permisos, etcétera). Sin embargo, sus ingresos fueron US$ 167,4 millones, 6% menos que los recursos generados en 2017. La mayoría de los conceptos de ingresos registraron disminuciones, principalmente en uso de zonas de fondeo (38%), almacenaje de carga (22%), pasajeros a bordo de cruceros (16%), concesiones y permisos (16%), contenedores (14%), transporte de vehículos por ferry (14%), entre otras. Solo hubo incrementos en el “uso de puerto” (1%) y carga embarcada (7%). El gasto operativo de la ANP fue de US$ 136 millones, el 92% de lo presupuestado. Y ejecutó inversiones por US$ 71 millones; las obras más importantes se desarrollaron en la terminal capitalina (US$ 58 millones). “Tuvimos dificultades” porque “se perdió parte del tránsito con Paraguay, se desaceleró la economía y nos afectó la mala cosecha de granos”, reconoció a Búsqueda el director del organismo Juan Curbelo. A su juicio, se hicieron inversiones “importantes” que permitirán seguir mejorando las condiciones para que opere el sector privado y, hacia delante, señaló como “imprescindible” profundizar a 14 metros el canal de acceso al puerto. Sin embargo, dijo que en Montevideo permanece la “dificultad” que supone la “muy alta” capacidad ociosa de la Terminal Cuenca del Plata, en la que la ANP es socio (20%) con Katoen Natie.

Montevideo.

La actividad en el puerto montevideano se redujo respecto a 2017, según las estadísticas de la ANP. Se movilizó 15% menos en carga y descarga medido en teus (equivalente a un contenedor de 20 pies), mientras que cayó 25% la cantidad de tránsitos. Además, hubo 4.241 arribos de buques, lo que significó un descenso de 4,5%.

Nueva Palmira

La principal terminal granelera del país fue la que mostró peores números en 2018; la caída en la producción de soja (de en torno a 60% respecto a la zafra anterior) fue determinante. Como la sequía del verano pasado también afectó al campo de Argentina, la soja paraguaya, que solía hacer trasbordo en Nueva Palmira, en 2018 abasteció el complejo aceitero de ese país. Además, fue “muy agresiva” la competencia por la carga de parte de los puertos argentinos, explicaron a Búsqueda operadores.

Las estadísticas disponibles en este caso llegan hasta setiembre: la mercadería en tránsito por el puerto palmirense cayó 46% y el trasbordo lo hizo 49% frente a los primeros nueve meses de 2017. El capitán de ese puerto, Hébert Márquez, dijo que si bien el 2018 fue malo en cuanto a volúmenes, ya que se perdieron 200.000 viajes de camión desde los silos hasta los puertos por la mala cosecha granelera, fue un año “récord” en entrada de insumos para la producción agropecuaria, tanto de fertilizantes como de alimentos y ración ganadera. “Planificadamente, el puerto no paró y logísticamente se mantuvo muy activo”, agregó. Comentó que se consiguió diversificar la carga, ya que a partir del segundo semestre empezó a llegar arroz de origen paraguayo con destino a Irak, así como carbón y madera, entre otras mercaderías. Informó que en breve comenzará a llegar material de yeso para la industria de la construcción. Márquez espera un mejor 2019 porque proyecta que la cosecha de soja sea “muy buena”, a pesar de las frecuentes precipitaciones en los meses recientes.  Terminales Graneleras Uruguayas también prevé que este año sea “bastante mejor” al anterior, que fue “económicamente muy complejo”, declaró a Búsqueda su gerente de administración, Martín Svalb. “Todos los eslabones de la cadena tuvimos que recurrir a líneas de crédito o aportes propios, porque no hubo rentabilidad. Alguna empresa con mayor espalda lo habrá soportado mejor que otra, pero todas tendimos a reducir la estructura”, señaló.

Colonia

El puerto coloniense también bajó su actividad, tanto en cantidad de buques (–11%) como en toneladas movilizadas (–4%), de acuerdo a las estadísticas que abarcan todo el 2018. Asimismo, registró menos tránsito de pasajeros (-8%) y de vehículos (-7%). Hasta el 15 de enero, el movimiento de personas disminuyó 45%, en relación con la misma quincena del año pasado, informó Curbelo.

Fray Bentos

En la terminal fraybentina creció 88% el movimiento portuario respecto a 2017. Eso fue por el incremento de la mercadería de exportación (62%), principalmente de madera de pino en rolos con destino a China, que se triplicó. Además, se multiplicaron por ocho las toneladas trasbordadas, básicamente cebada cruda y malteada. Por otro lado, creció 18% la cantidad de buques arribados, considerando las barcazas, que aumentaron 65%.

Paysandú

El puerto sanducero mostró un desempeño positivo al comparar con 2017. Recibió 217 buques-remolcadores y barcazas, un aumento de 37%. En línea con eso, el movimiento de mercaderías en toneladas creció 35% y 80% en contendores.

Juan Lacaze

A la terminal lacazina llegaron más embarcaciones el año pasado, pero se movilizaron 40% menos toneladas de combustible hacia la planta local de Ancap. Se prevé que en 2019 el puerto se reactive impulsado por algunos proyectos de transporte de camiones vía ferrys, aunque esa actividad aún no se ha confirmado.

https://www.busqueda.com.uy

DEJA UNA RESPUESTA