Un “gigante” chino inicia en Uruguay la base pesquera que pone en jaque a la flota gallega

0
4752

Shandong Baoma se hace con el terreno para construir el polo logístico para 500 buques. El rico y colapsado caladero del Atlántico sudoccidental está a punto de sufrir un drástico cambio. Y es que la ya de por sí abultada presencia de flota asiática que faena en el límite de las 200 millas que pertenecen a Argentina puede aumentar en los próximos años gracias a la megabase logística que construirá una firma china en Uruguay. El gigante Shandong Baoma Fishery Group se ha hecho con los terrenos para iniciar la construcción de un polo logístico con el que darán servicio a un flota de unas 500 embarcaciones, lo que pondrá en jaque la actividad de los buques gallegos que trabajan en la zona. En concreto, el holdingchino ha adquirido un terreno en Punta Yeguas (a menos de 10 kilómetros al oeste de Montevideo) para erigir un puerto e instalaciones por valor de 250 millones de dólares (unos 220 millones de euros al cambio actual). Según recogió el semanario local Brecha y confirmó en una entrevista al medio argentino Revista Puerto el responsable de Administración Nacional de Puertos de Uruguay, Alberto Díaz Acosta, la compañía se hizo con unas 30 hectáreas en Punta Yeguas, un pequeño cabo contiguo al de Punta Sayago, lugar en el que ya en 2016 se dijo que se construiría la megabase. La firma de la adquisición tuvo lugar en oficinas de Uruguay XXI (la agencia del Gobierno para la promoción de inversiones) entre el responsable de la agencia, Antonio Carámbula, y el presidente de Shandong Baoma, Jian Hongjun, así como miembros de la firma CSI Ingenieros. Sin embargo, el mismo medio señala que el proyecto traerá polémica. Y es que para poder llevar a cabo la obra habrá que recalificar el terreno y se habla de que Shandong Baoma “podría gozar de exoneraciones de impuestos” para su actividad pesquera. Con el nombre de Zhongjin Puerto S.A., la obra contará con un muelle de 800 metros de largo y 60 de ancho e incluirá una zona de amarre para barcos de hasta 50.000 toneladas, además de astillero propio para las reparaciones necesarias de los buques. Está previsto que genere 200 trabajos directos y decenas indirectos. La compra de los terrenos para esta megabase supone la primera piedra de un polo cuyas obras estaban previstas para comenzar ya en 2017. Su creación dará lugar a un polo que amenaza a la actividad de la flota gallega y, sobre todo, a la salud de un caladero en el que faenan cientos de buques asiáticos de forma descontrolada. Sin embargo, para el responsable de los puertos del país sudamericano la obra “suma, no resta” y “es un aporte para Uruguay y para la pesca mundial”. https://www.laopinioncoruna.es

DEJA UNA RESPUESTA