Dragado de emergencia para puertos bonaerenses, en medio de una bajante histórica del Paraná

0
216

La bajante extraordinaria del río Paraná que desde hace dos meses afecta a toda la cuenca alcanzó marcas históricas. El Ministerio de Producción bonaerense envió una draga que comenzó a trabajar en los canales de acceso de San Nicolás y San Pedro para garantizar la operatoria de esos puertos.

El río Paraná registra una nueva bajante histórica, con niveles que no se veían desde 2009, cuando ocurrió un fenómeno incluso más grave que el actual. Desde hace dos meses, la tendencia a la baja es constante y el caudal no crece, lo que genera complicaciones en las actividades económicas que dependen de la hidrovía, sobre todo las portuarias.

Desde la semana pasada, la situación es grave en toda la cuenca bonaerense y hay preocupación. El registro de una gran sequía en la alta cuenca del Paraná, producto de la escasa cantidad de lluvia, afectó a todo el corredor río bajo. El Instituto Nacional del Agua (INA) ya advirtió que la tendencia seguirá y que no hay perspectiva de lluvias en la zona del Iguazú.

En junio las lluvias fueron entre “muy escasas a nulas”, con “anomalías negativas” en toda la cuenca del Plata, según el INA. Sólo se produjeron lluvias normales en las nacientes de los ríos Uruguay e Iguazú, y en la cuenca brasileña del rio Paraná se registraron lluvias por debajo de lo normal por tercer mes consecutivo. Aseguran que el fenómeno persistirá por lo menos todo agosto y estiman que parte de septiembre.

La bajante es extraordinaria para la fecha y complicó los canales de acceso a las terminales portuarias del norte de la provincia, que manejan un caudal de agua menor que el Paraná propiamente dicho, por lo que tanto la entrada como la salida de buques de ultramar implicaban un desafío.

La semana pasada el gobierno bonaerense tomó intervención en el tema ante el reclamo de intendentes y envió una draga para hacer un refulado de emergencia que permita garantizar la operatoria.

La tarea comenzó en San Nicolás y siguió en San Pedro, donde la draga provincial operaba este fin de semana. Los jefes comunales destacaron la rápida respuesta del ministro de Producción, Javier Tizado, y del subsecretario de Actividades Portuarias, Rodrigo Silvosa.

La situación puso en alerta a todos los puertos del Paraná río arriba. La semana pasada, en el bastión cerealero del denominado Gran Rosario hubo buques que no pudieron zarpar con la carga prevista, con las consecuentes pérdidas y atrasos en la exportación de granos.

WWW.LANOTICIA1.COM

DEJA UNA RESPUESTA