Viento en popa

0
1217

Por Juan Oribe Stemmer. 

El ministro de Transporte y Obras Públicas afirmó, en una entrevista publicada por El País, el 8 de abril, que estamos en un “muy buen momento del funcionamiento del sistema portuario”. Aunque luego agregó: “Es no significa que todo vaya viento en popa y no haya dificultades ni problemas”. Es natural e inevitable que los puertos, como sucede con los países, enfrenten de tiempo en tiempo vientos menos favorables. Lo que realmente preocupa en este caso, es que buena parte de esos problemas son creados por la asombrosa capacidad uruguaya para el gol en contra. Entre los asuntos a resolver, el Ministro incluyó: “Tenemos un trámite desde hace un tiempo en la Comisión Administradora del Río de la Plata que tiene que culminar con la habilitación para la profundización a los canales de acceso al Puerto de Montevideo”. La Comisión (CARP) es un organismo binacional argentino-uruguayo creado por el Tratado del Río de la Plata suscrito por ambos países en 1973.  En una conferencia presentada en el XXVI Congreso Latinoamericano de Puertos que tuvo lugar a principios de noviembre, el Ministro anunció que se estaba trabajando en el proyecto de profundización del canal de acceso al Puerto de Montevideo y de sus muelles a -14.00 metros de profundidad. Los estudios realizados en el marco de elaboración del Plan Maestro 2018-2035 proponen dragar el canal de acceso, la zona de maniobras, el Muelle de Escala y otros sectores del Puerto de Montevideo a -13.00 en el corto plazo y a – 14,00 metros en el largo plazo.  Esas obras incrementarán aún más las ventajas comparativas de Montevideo.  En canal Punta Indio comunica a las aguas del Río de la Plata exterior y Montevideo con Buenos Aires y el amplio sistema fluvial compuesto por los canales de Martín García, el río Uruguay, y la Hidrovía Paraguay – Paraná (Puerto de Cáceres – Puerto de Nueva Palmira). Ese canal fue construido por la República Argentina y es administrado y mantenido a un considerable costo por ese país. Según el último relevamiento realizado por las autoridades del país vecino, el punto menos profundo del canal Punta Indio (el umbral de aquel sistema) es de – 10,50 metros. Tradicionalmente, el Puerto de Montevideo ha tenido un metro más de profundidad que Buenos Aires. Ello siempre ha contribuido a que Montevideo haya tenido servicios de transporte marítimos de mayor calidad y a mejores precios que los que podrían haber justificado su propio movimiento de cargas. Ahora, el canal de acceso del Puerto de Montevideo y sus principales dársenas están siendo dragados a -12,60 metros. Esa profundidad adicional tiene una considerable importancia económica para los buques que acuden al Río de la Plata.  Llegar a profundidades de – 13,00 metros o – 14,00 metros convertiría a Montevideo en un puerto de aguas profundas y mejoraría aún más sus ventajas competitivas, no solamente para el manejo de contenedores sino también para los gráneles. La clave no es que Montevideo posea una gran profundidad absoluta, basta con que sea relativamente más profundo que sus competidores río arriba. Cuando se analizan esos aspectos resulta difícil comprender como es posible que, como dijo el Ministro, todavía tengamos pendiente “desde hace un tiempo” en CARP, el trámite para completar el procedimiento previsto en el Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo. https://www.elpais.com.uy

Oribe Stemmer

DEJA UNA RESPUESTA