Puerto y servicios

0
99

Juan Oribe Stemmer

Montevideo se ha ganado en buena ley una posición entre los puertos dedicados al manejo de contenedores del corredor de integración interoceánico que comunica las costas del Pacífico y el Atlántico del Cono Sur. Esa región incluye los puertos de Valparaíso y San Antonio, en Chile, Buenos Aires y Montevideo sobre el Río de la Plata, y los puertos de Río Grande y Santos, en el Brasil. Los gigantes de esa región son Buenos Aires (1,5 millones de TEU en el 2017) y Santos (3,6 millones de TEU en aquel mismo año). En aquel año Montevideo manejó unos muy respetables 999.427 TEU.

Esos resultados merecen destacarse. Por varios motivos.

El volumen de importación y exportación de nuestro país es mucho más pequeño que el del hinterland del puerto de Buenos Aires o el de Santos. Además, y esta es la característica más interesante, la ubicación de Montevideo en el ranking regional se debe principalmente a su movimiento de contenedores en tránsito y en transbordo. Mientras que los demás puertos sirven a su mercado nacional, Montevideo es un exportador de servicios al resto de la región que recibe y redistribuye mercaderías y contenedores pertenecientes al comercio exterior de nuestros vecinos. El movimiento de contenedores en tránsito o transbordo de Montevideo pasó de 274.652 TEU en el año 2006 (52,9% del movimiento total de contenedores en ese año) a 417.756 TEU en el 2018 (52,4%). La participación de ese tipo de contenedores en el movimiento total del puerto ha variado entre un mínimo del 46% en el año 2014 (356.335 TEU) y un máximo del 59,2% (556.247 TEU) en el 2017. Ello ha sido posible debido a la Ley de Puertos, las importantes inversiones en infraestructura y equipos para el manejo de contenedores y la profundización del puerto y sus accesos, y sobre todo, a las modernas tecnologías y procedimientos para el manejo de las cargas que utilizan los operadores portuarios. La competencia en los mercados de transporte marítimo es muy intensa y al final del día, el futuro de los puertos es determinado por la eficiencia de su operación y los costos de cada escala. El influjo de contenedores en tránsito y transbordo realiza tres aportes al puerto, sus usuarios y a la economía en general de nuestro país. Incrementa el movimiento total del puerto y hace viable, desde el punto de vista económico y comercial, que los armadores ofrezcan servicios de transporte marítimo de mayor calidad y con costos más convenientes de los que justificaría por si solo el comercio exterior uruguayo. Como resultado, se aseguran mejores servicios de transporte marítimo a los exportadores uruguayos. Finalmente el mayor movimiento de buques, contenedores y mercaderías genera una demanda por servicios complementarios que da trabajo a una gran cantidad de empresas. Existe otro aporte, quizás menos tangible, pero igualmente importante. La posición de Montevideo como puerto regional contribuye a fortalecer la posición del Uruguay en la región. El movimiento de contenedores en tránsito y transbordo aumentó considerablemente a partir del año 2015 y llegó a un máximo en el 2017. Lamentablemente, esa tendencia de incremento se interrumpió. En el 2018, el puerto manejó 417.756 TEU en tránsito o transbordo (52% del total). Esto es, 138,491 TEU menos que en el año anterior. Un llamado de atención que no debemos ignorar. www.elpais.com.uy

DEJA UNA RESPUESTA