La isla que dejamos huérfana

0
1425

El territorio uruguayo creció en 200 hectáreas por la formación de este enclave pegado a Martín García, de jurisdicción argentina. Uruguay propone trazar sus límites y pensar en su desarrollo, pero en 50 años solo clavó un cartel, ahora caído. Mientras tanto, la disfrutan argentinos. Donde no hubo erupción volcánica, el nacimiento de una isla implica un trabajo paciente de la naturaleza. Gramo a gramo, las fuerzas del agua acumulan sedimentos en determinado sector de baja profundidad hasta que aflora el banco de arena. Un día aparecen los juncos y mientras la sedimentación continúa, aquel islote crece y se pone más verde, emergen las flores y anidan los primeros pájaros. Pero la maravilla de la creación se opaca con el desembarco del hombre, en especial si es uruguayo. Un milagro geográfico se convierte entonces en problema de la historia, del derecho y la burocracia. ¿De quién es la isla? ¿Qué nombre le pongo? ¿Para qué sirve? ¿Cómo delimitarla y protegerla? ¿Cuánto me va a costar?

Uruguay obtuvo un regalo (y una responsabilidad) de este tipo hace poco tiempo en términos geológicos. La nombró Isla Timoteo Domínguez y se divisó a finales de la década del 1960 por primera vez. Hoy tiene una superficie cercana a las 200 hectáreas. Está sobre el Río de la Plata frente a Conchillas (Colonia), y si bien nació aislada, ha crecido tanto que está unida a su vecina Martín García, de jurisdicción argentina. Así que además de ser la tierra más joven de la República, conforma la única frontera seca con el vecino del Plata. Sin embargo, en Timoteo Domínguez hay poco más que pantano. A excepción de una linda playa al norte, en la punta más antigua de la isla, el resto es territorio en formación, una ciénaga tupida de lagunas de barro y juncales. La batalla de lo sólido contra lo líquido se libra metro a metro, generando un microclima de alta humedad y calor. No se puede transitar debido a la maleza y al bañado. El tamaño de los mosquitos es de caricatura. Proliferan las víboras. Casi nada de lo que se plantase prosperaría en la infertilidad de un suelo tan precoz. En 50 años Uruguay tuvo apenas dos actos de soberanía en la isla: plantó árboles atajadores de sedimento (traídos de la estancia Anchorena en 1986) y colocó en 1992 un cartel de tablas con la leyenda: “Bienvenidos. Isla Timoteo Domínguez. R.O. del Uruguay”. Aguantó 25 años de sudestadas, pero cayó en el último temporal.

El impulsor.

Felipe Michelini, presidente de la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP), se propone revertir esa historia de abandono. Desde su asunción en el organismo binacional (2015), insiste con alcanzar un acuerdo para la demarcación de los límites de la isla, primera medida detrás de un ulterior desarrollo. “Se sabe que Martín García es de piedra y Timoteo, de barro. Pero se debe acordar exactamente la divisoria. Si Uruguay decide, por ejemplo, licitarla para explotación de privados, tiene que haber certeza limítrofe para evitar una posible protesta argentina”, dice. La CARP está mandatada a efectuar la demarcación desde 1988, pero nunca los gobiernos dispusieron de los especialistas y recursos para hacerlo. “No es algo caro. Solo se necesita voluntad”. Solucionado el dragado del canal Martín García y otros temas espinosos de la relación bilateral, Michelini cree que es tiempo de fijar prioridad en la postergada Timoteo. Estima que hay receptividad de la contraparte argentina y tiene ilusión de que en la próxima reunión de cancilleres, este viernes 4 de mayo, se haga un anuncio concreto hacia la fijación de límites.

El presidente de la CARP imagina un desarrollo conjunto con Martín García, una isla que tiene 165 años de acervo histórico, 160 habitantes, una pista de porte, puerto, hotel, almacenes, dos restaurantes y unos 20.000 visitantes por año. La decisión siguiente será política. En una nación sin cultura isleña alguna, ¿se invertiría en este páramo? ¿En una obra inicial para solidificar el suelo? Michelini reflexiona: “Uruguay nunca tuvo problemas de tierra. Me pregunto qué pasaría si Timoteo en lugar de haber emergido en el Río de la Plata, apareciera en China. ¿Cuántos chinos estarían ya viviendo?”.

El conquistador.

Capataz y casero de la sede de la CARP, José Godoy es uno de los dos uruguayos que vive en Martín García. El otro es almacenero.

Un día de 1992, el entonces mandatario Luis Alberto Lacalle visitó Martín García y se interesó por la situación de Timoteo.

¿Qué tenemos ahí, nuestro? —le preguntó a Godoy.

Y… nada, señor presidente.

Hagamos un cartel por lo menos.

Godoy tiene bote. Y se da maña. Pintó las tablas y curó los pilares. Con dos ayudantes, navegó hasta la punta norte y en la playa clavó el famoso cartel en lo que hasta el momento ha sido el mayor acto de patriotismo que registre Timoteo Domínguez.

A pesar de que la indicación ya no está en pie, le han dicho que no lo reemplace. Meses atrás, el Servicio Geográfico del Ejército visitó el lugar con el objetivo de plantar una indicación más solemne. “Dijeron que iban a colocar un mojón, pero por el momento no han regresado”, cuenta Godoy.

El doctor.

Edison González Lapeyre tiene un lazo especial con la isla Timoteo Domínguez, sin haberla pisado nunca. Especialista en Derecho internacional, ha sido uno de los redactores del Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo. Rubricado en 1973, el documento estableció los límites y usos del río con Argentina, zanjando diferencias de más de un siglo.Allí se establece que si bien Martín García está en aguas uruguayas, se mantiene bajo jurisdicción argentina solo con el cometido de administrarla como reserva. Además se acordó que cualquier isla aluvional emergente en la zona (como Timoteo) sería de soberanía oriental. González Lapeyre tituló Isla de la Unión a un libro suyo en el que recrea las duras negociaciones del tratado y propone renombrar de ese modo a Martín García/Timoteo, en virtud de que ya no es territorio disputado y están geográficamente unidas. Nadie le ha dado corte por ahora. Sobre el abandono del lado oriental, dice: “Los uruguayos hablamos mucho de soberanía, pero cuando hay que ejercerla son muy pocos los que están dispuestos”.

El visitante.

Martín Ferello es argentino. Vive cerca de Delta del Tigre, región repleta de arroyos, canales e islas de formación sedimentaria como Timoteo y la mayoría habitadas. Como otros miles en la zona, tiene embarcación ligera y hace travesías de corto o mediano alcance. Le gusta pescar. Su paseo predilecto es navegar hasta Timoteo Domínguez. La playa tiene árboles de raíces muy profundas (made in Anchorena) que le dan un toque único. La arena es blanca y fina, inexistente en Martín García y rarísima para el Delta. Como él, la abrumadora mayoría de los visitantes de esta joven isla uruguaya son argentinos. La pesca es buena y valoran la tranquilidad de un sitio deshabitado. A menudo organizan travesías grupales en las que participan decenas de navegantes. Acampan y hacen asados con la leña autóctona. Dejan los huesos y la basura. En términos estrictos, ingresan (¿invaden?) ilegalmente territorio uruguayo, sin hacer migraciones ni otro control oriental. El 16 de abril fue la última visita de Martín a Timoteo. Al compartir las fotos en Facebook, comentó: “Mi lugar en el mundo”. El periodista de El País Emilio Cazalá, especializado en asuntos marítimos, conoce la isla Timoteo Domínguez desde sus primeras apariciones, hace 50 años. “Todos sabíamos que iba a crecer y un día se iba a unir a Martín García. Ese día llegó”, dice. En la imagen se las puede diferenciar bien. Martín García, de formación rocosa y jurisdicción argentina, es la que presenta estructuras y desarrollo forestal. Timoteo solo tiene tierra sólida en su punta norte, con una bella playa de arena blanca. El nombre Timoteo Domínguez remite a la última autoridad oriental en Martín García, que pese a estar en aguas uruguayas, es de jurisdicción argentina desde 1852. Timoteo corre la misma suerte de olvido que la totalidad del territorio insular uruguayo. El país cuenta con más de 50 islas que suman más de 150 kilómetros cuadrados de territorio. A excepción de los funcionarios fareros en las islas de Flores y de Lobos, no hay población alguna. https://www.elpais.com.uy

DEJA UNA RESPUESTA