200 años de la Armada Nacional

Por Gustavo Penadés

0
133

Nuestro país todavía no festejó los doscientos años de existencia como estado independiente, pero su Armada sí está celebrando su bicentenario.

El Día de la Armada recuerda el de 1817, en el que Artigas expidió la patente de presa al corsario “La Fortuna”. Así, acompañando los procesos históricos nacionales y regionales, se fue desarrollando nuestra Marina de Guerra. Como no podía ser de otra manera, su peripecia vital no fue ajena a los acontecimientos, felices y turbulentos, que fueron pautando el nacimiento y consolidación de la República.

En la historia de la Armada hallamos momentos memorables. Hitos importantes para la institución y para el Uruguay. Pensamos en la presencia de la cañonera “Rivera” como primer buque de guerra uruguayo en el estrecho de Magallanes; en el T/N Ruperto Elichiribehety y su expedición a la zona antártica; la circunnavegación su-damericana del “Montevideo”; la intervención en la Batalla del Río de la Plata; la instalación de la base no permanente en la Caleta del Vanguardia; el viaje de la “Artigas” para devolver los trofeos de la Guerra del Paraguay, entre muchos otros.

Sin embargo, podemos encontrar un sin número de acontecimientos de significación desarrollados en el pasado y en el presente que no destacan en las crónicas. Así, la permanente preocupación por la defensa de la soberanía nacional en aguas territoriales y zonas de interés nacional, la atención de los faros y de las ayudas a la navegación, su papel fundamental en los estudios para la ampliación de la plataforma continental; el transporte de combustible, la defensa de la vida humana en el mar, la participación en el esfuerzo antártico; el cumplimiento de funciones de autoridad marítima, la actuación en las misiones de paz, la protección del medio ambiente, etc.

Pero si importante es la historia, lo es más el futuro.

¿Cuál es la Armada que necesita el país? ¿Cuál es la que quiere darse? ¿Se está dispuesto a hacer lo necesario para tener la Armada Nacional que el país necesita?

Estas son las preguntas que el sistema político debe responder cuando se piensa en los próximos doscientos años de la Armada Nacional. En principio, a casi nadie escapa la importancia estratégica de la institución, pero cuando llega la hora de tomar las consecuentes decisiones se ponen de manifiesto las diferencias entre los partidos políticos.

Nosotros queremos Fuerzas Armadas profesionales, modernas, orgullosas de sus tradiciones, y lo mejor equipadas posible. Otros partidos las prefieren languideciendo en tanto no les sean políticamente funcionales. En el Frente Amplio siguen pesando los rencores, a los que en muchos casos se suman el desconocimiento, la desconfianza y también el oportunismo político.

Pero, más allá de los temas anecdóticos y de las visiones políticas, corresponde recordar a quienes en su historia abrazaron la profesión naval. Los doscientos años se cumplen gracias a la entrega de sus integrantes, de los oficiales y del personal subalterno, hombres y mujeres, quienes pese a todos los contratiempos y con los medios disponibles han cumplido siempre con las misiones encomendadas por el mando superior, incluso a costa de su propia vida. Fuente  El País.

DEJA UNA RESPUESTA