Hace 18 años se escribía una de las páginas más trágicas de la Armada del Uruguay

0
1063

El 5 de agosto del año 2000 el barreminas ROU 32 ¨Valiente¨ que había zarpado del Puerto de Montevideo el día antes con 24 tripulantes a bordo, se encontraba navegando en aguas del Océano Atlántico, a unas 20 millas de la costa de Rocha. También procedente desde Brasil navegaba en las inmediaciones con rumbo a la Argentina, el buque de bandera panameña Skyros. Aproximadamente a la hora 4:00 el buque mercante colisionó con la popa del barreminas, produciendo daños de tal magnitud que hicieron que el buque de guerra se fuera a pique. A los pocos minutos de la colisión, exactamente a las 4:35 y en medio de una noche muy fría, 21 tripulantes flotaban en el mar a la espera de ayuda. Los tres maquinistas que estaban de guardia se habían hundido con el barco. A primera hora de la mañana, el gran operativo ya estaba en marcha. En el puerto de La Paloma se recibían a los primeros sobrevivientes de la tragedia, confirmándose que trece tripulantes habían sobrevivido, ocho estaban muertos y tres permanecían desaparecidos. La investigación se trasladó al Juzgado de Rocha donde fue  procesado con prisión el capitán del buque Skyros por omisión de asistencia y sin prisión el oficial a cargo del barreminas Valiente y dos oficiales de tierra por la demora en el rescate. Un mes después la fuerza constató que se cometieron varios errores y que hubo “apartamiento de los procedimientos navales” disponiéndose severas sanciones. El barreminas Valiente era una embarcación con 56 metros de eslora, 8 de manga y 2,50 de calado. Era de procedencia de la ex Alemania oriental, y había sido incorporada por convenio a la Armada Nacional para cumplir tareas de patrullaje en la costa oceánica y en las 200 millas de mar territorial. En la Cámara de Representantes del Poder Legislativo, manifestaba el Diputado Ortiz:

Hoy (martes 8 de agosto de 2000), los Diputados y Senadores estamos rindiendo este homenaje y trasmitiendo nuestra condolencia y solidaridad a la familia del mar. Todos nos sorprendimos cuando leímos en la prensa: “Dolor en el mar”, “Dolor en la Armada”. Estamos rindiendo homenaje a las ocho personas fallecidas y a los tres desaparecidos, así como a los sobrevivientes, que lucharon contra todo en el mar, de acuerdo con la enseñanza que adquirieron tanto de la Escuela Naval como del propio oficio. Vaya, entonces, para esos marineros, para los oficiales, para el personal del barreminas ROU 32 “Valiente”, este sencillo y sincero homenaje, que queremos que cale en lo más hondo, destacando el honor y la valentía que han tenido los sobrevivientes al defender y ayudar a sus compañeros, que han desaparecido y fallecido a su lado debido a la hipotermia, sin que pudieran hacer algo más por ellos.

El Diputado Bayardi también manifestaba: esta tragedia naval, quizás la mayor, nos ha golpeado a todos, y esto es lo que da sentido al homenaje propuesto por la bancada del Partido Nacional, que es acompañado por el conjunto de las fuerzas políticas. Hoy todavía estamos terminando de despedir a quienes fallecieron en este luctuoso acontecimiento; sigue siendo una instancia de duelo; sigue siendo una instancia de dolor. Sin duda que quienes asumen la profesión de enamorarse del mar, saben de esa relación peligrosa que vive el marino, siempre sujeto a las tensiones de la profesión y de los peligros que ella encierra, lo que nos hace reflexionar sobre lo difícil que es esa tarea.

Desde este medio de prensa, rendimos hoy el respetuoso y merecido homenaje al personal naval que entrego su vida en cumplimiento del deber :

Sub Oficial de Segunda Miguel Estopiñán, Sub Oficial de Segunda Jorge Soria, Cabo de Segunda Alejandro Pimienta, Cabo de Segunda Walter Marcia, Marinero de Primera Miguel Ledesma, Marinero de Primera Winston Morales, Marinero de Primera Alfredo Scafiezzo, Marinero de Primera Julio Caballero, Cabo de Primera Juan Santiago, Marinero de Primera Christian Pérez, Marinero de Primera Marcelo Campos, Descansen en paz. www.icndiario.com

DEJA UNA RESPUESTA