La costa antártica está cada vez más arruinada por el cambio climático

0
261

A medida que los efectos del cambio climático penetran en el planeta, los glaciares de la Antártida oriental están siendo arrasados y están perdiendo hielo a un ritmo mucho más rápido de lo que se había previsto. Un estudio reciente de la NASA, presentado esta semana en la Reunión de Otoño de la Unión Geofísica Americana (AGU, por sus siglas en inglés) en Washington, reveló que un grupo de glaciares que cubren una parte significativa de la Antártida Oriental ha estado perdiendo hielo a una velocidad nunca antes vista en la pasada década. “El cambio no parece aleatorio sino sistemático”, dijo Alex Gardner, un glaciólogo del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en California, en la conferencia de prensa de la AGU. “Ahora podríamos estar encontrando vínculos claros de que el océano está comenzando a influir en la Antártida Oriental”, agregó. El monolítico glaciar Totten es de particular interés. Abarcando alrededor de 6.200 kilómetros cuadrados de hielo, el derretimiento de esta plataforma de hielo solo podría elevar los niveles del mar en más de 3.3 metros. Según la investigación, ahora está perdiendo masa constantemente debido al calentamiento de las temperaturas del mar, junto con cuatro grandes glaciares al oeste y una pequeña cantidad de pequeños glaciares al este. “Totten es el glaciar más grande de la Antártida oriental, por lo que atrae la mayor parte de la atención de los investigadores”, agregó Catherine Walker, glacióloga del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA. “Pero una vez que empiezas a preguntar qué más está sucediendo en esta región, resulta que otros glaciares cercanos están respondiendo de manera similar a Totten”, y eso es lo que muestra un proceso sistemático.

Crisis climática

Los glaciólogos también están bastante preocupados por el glaciar Thwaites de la Antártida Occidental, así comoel Larsen, que parecen estar colapsando en el mar a una velocidad alarmante. Los hallazgos se basaron en imágenes satelitales detalladas de la NASA que rastrea los cambios en la elevación de la superficie de los glaciares. Los investigadores también combinaron esta información con simulaciones por computadora de la temperatura del océano y datos de mamíferos marinos etiquetados con sensores. Todo esto podría agravar los efectos del cambio climático al alterar las temperaturas de los océanos, alterando mareas que viajan entre el norte y el sur del planeta y cambiando las condiciones en miles de ecosistemas en todo el mundo. http://www.lr21.com.uy

 

DEJA UNA RESPUESTA