Exportaciones concentradas en productos, firmas y destinos

0
116
Exceptuando a China, las exportaciones uruguayas hacia la región Asia-Pacífico representan solo 3% del total.
Durante el año 2018, 1.841 empresas uruguayas exportaron a 171 destinos unos 3.300 productos diferentes, según la calificación internacional. Sin embargo, el comercio exterior no resulta tan masivo: 65 empresas (el 3% del total) representan las tres cuartas partes de las exportaciones; en cinco grandes familias de productos está el 60% del total colocado en el exterior, y cinco destinos configuran la mitad de la producción uruguaya vendida en el resto del mundo, de acuerdo con información basada en los DUA (Documento Único Aduanero) cerrada el 31 de diciembre pasado.
Si bien las exportaciones de bienes han crecido considerablemente en los últimos quince años, con la apertura de nuevos mercados y aumentando los volúmenes de colocación, la diversificación sigue siendo limitada, en sus tres dimensiones más visibles: mercados, productos y empresas.
Empresas exportadoras.
Un repaso de la información surgida de los DUA, muestra que de las aproximadamente 200 mil empresas que existen en Uruguay (según BPS), el 0,9% de ellas participó del colectivo exportador en 2018. Desde Conaprole, primera en el ranking desde hace varios años, que vendió 21 productos en 51 mercados por más de 490 millones de dólares en el año, hasta una pequeña empresa que a mediados de septiembre cruzó con transporte propio el puente San Martín para comercializar tres aberturas metálicas en Argentina, hay muchas historias notoriamente diferentes.
Después de Conaprole, en los primeros lugares aparecen las madereras Eufores y Forestal Oriental, seguidas por Frigorífico Tacuarembó, la arrocera Saman y los frigoríficos Las Piedras y BPU. Completan los diez primeros lugares Glanedur (ganado en pie) y Cargill (granos y oleaginosas). 
Al tomar como referencia a los 10 principales exportadores de 2018, se puede observar el nivel de concentración de cada una. Conaprole reparte casi el 85% de su producción en seis destinos; Saman coloca en cuatro países cerca del 75% de sus exportaciones; Glanedur tuvo un único destino (Turquía); Cargill envió a China y a Zona Franca Nueva Palmira el 95% del total, y los tres frigoríficos mencionados remitieron, en conjunto, la mayor parte de sus exportaciones a China, Holanda y Estados Unidos. 
Por otra parte, del universo de empresas que lograron salir de fronteras con sus productos, hay un importante número cuyas colocaciones se reducen al envío de muestras o entregas de escaso valor, medidas en dólares. De hecho, 1.200 de esas empresas (del total de 1.841) hicieron envíos que están por debajo de los 100 mil dólares cada una de ellas en el año.
La concentración empresarial en las exportaciones queda de manifiesto cuando se observa que el 50% de lo exportado está representado por 27 empresas; tan solo hay 127 firmas que lograron colocar sus productos en el exterior en el pasado año por una suma que supera los 10 millones de dólares. Las empresas que exportaron por más de 100 millones de dólares en el año, son solamente 19.
Los destinos.
Durante 2018, la producción uruguaya se distribuyó en 171 países y territorios (exceptuando las zonas francas). Hay cuatro mercados que son excluyentes: China, Brasil, Estados Unidos y Argentina, en ese orden, son los principales compradores. Entre los cuatro, representan el 48,5% de las colocaciones uruguayas. Por otra parte, 18 destinos explican el 75% de las exportaciones. 
El impulso de China en el comercio mundial le llevó a consolidarse como el principal socio comercial de casi todos los países de la región. En el caso uruguayo, en tres de los últimos cuatro años superó a Brasil en el tope del ranking (sin contabilizar las compras vía zonas francas). En 2018, China fue responsable del 21,5% de las ventas externas de bienes.
A su vez, el Mercosur representó el 22,9%; si se toma América del Sur exceptuando a los dos socios más relevantes (Argentina y Brasil), son siete países en los que se distribuye tan solo el 6,2% de lo que las empresas uruguayas vendieron fuera de fronteras.
Por otra parte, Estados Unidos representa el 6% del total de las exportaciones, una porción de mercado sostenida en el promedio de los tres últimos años. Para completar América del Norte, entre México y Canadá son un 3% de las colocaciones uruguayas en el exterior.
En la búsqueda de nuevos mercados, el acceso a la zona más dinámica del mundo desde el punto de vista comercial, como es Asia-Pacífico, resulta un gran objetivo. Sin embargo, las distancias, las exigencias de los mercados y los aranceles que pagan los productos uruguayos por ingresar en esos destinos, determinan que la “porción de la torta” que le toca a Uruguay es reducida. 
Visto como porcentaje de las exportaciones totales de nuestro país, en esa dinámica zona del mundo las empresas uruguayas venden la cuarta parte de su oferta exportable total. Aunque si se excluye el ya comentado caso de China, representa apenas el 3% del total (algo más de 200 millones de dólares) repartidos entre una docena de países con mercados consumidores de gran importancia en el mundo, como Australia, Japón, Corea del Sur o Indonesia. 
Sin contar los destinos del Pacífico, el resto de Asia resulta un mercado significativo especialmente por tres países: Israel, Turquía e Irak (en conjunto, 6,7% de las exportaciones totales). 
A su vez, una región del mundo con estrechos e históricos lazos comerciales como Europa, equivale al 14% de las exportaciones uruguayas de 2018, para un conjunto de 32 países. Más de dos terceras partes de ese volumen tiene seis destinos: Holanda, Reino Unido, Alemania, Portugal, Italia y España, en ese orden. 
Mientras tanto, el continente africano todavía es “tierra virgen” para los exportadores uruguayos, salvo pocas excepciones. En conjunto, en África ingresan el 5,5% de las exportaciones uruguayas para una treintena de países, pero casi el 75% se coloca en cinco destinos: Argelia, Sudáfrica, Nigeria, Egipto y Sierra Leona. 
Por último, 22 países de Centroamérica y el Caribe recibieron producción uruguaya el año pasado, por un monto que es el 2,5% del total global. La mitad corresponde a tres destinos: Cuba, República Dominicana y Costa rica.
Los productos.
Como se sabe, el desempeño exportador de Uruguay está fuertemente influenciado por la producción de commodities y sus derivados. Por posiciones arancelarias, son más de 3.300 productos uruguayos colocados en el exterior el pasado año. Ese ranking es encabezado por “madera en bruto”, “habas de soja”, “cuartos traseros bovinos deshuesados y congelados” y “leche en polvo entera”. Para una comprensión mayor, agrupando esas posiciones por familias de productos, la exportación de productos cárnicos es el 24,5% del total, seguida de la madera con 13,8%, los lácteos 9,1%, la soja el 7,1% (en un año de sensible caída de la producción y como resultado, de las exportaciones) y el arroz 5,2%. 
De este modo, esos cinco “grandes rubros” explican el 60% de las ventas al exterior, y otros cuatro (cueros, lanas, automotores y energía eléctrica) llevan ese porcentaje al 70%. 
Vinculando productos, empresas y destinos, la soja y la carne bovina son los principales productos colocados en China en el último año, donde el frigorífico BPU resultó el mayor exportador entre más de 200 empresas que ingresaron a ese mercado. 
En Brasil, si bien la cebada y las preformas de envases fueron los principales productos vendidos desde Uruguay, UTE se colocó en primer lugar entre más de 440 empresas debido a la venta de energía eléctrica. 
Para el caso de Estados Unidos, donde unas 400 empresas accedieron a ese mercado en el pasado año y el principal producto fue la carne bovina, la empresa con mayor volumen de ventas fue el Centro de Construcción de Cardioestimuladores por la venta de marcapasos y similares en aquel mercado. 
En cuanto a Argentina, la firma Yasaki fue el principal exportador del año, al colocar el producto más vendido hacia aquel mercado en el año: cables utilizados en automotores. Al vecino país ingresaron cerca de 450 empresas el pasado año.
Zonas francas.
Ocho exclaves aduaneros fueron el primer destino del 11% de las ventas de empresas uruguayas. Tres cuartas partes se concentran en Punta Pereira, Fray Bentos y Nueva Palmira. En las dos primeras prácticamente el total exportado corresponde a madera para la elaboración de pasta de celulosa en Montes del Plata y UPM respectivamente; en el caso de Nueva Palmira, se canalizó parte de la producción de soja y cebada.
Es de destacar también la participación de la zona franca de Parque de las Ciencias, que si bien las divisas generadas por sus exportaciones han caído sostenidamente en los últimos cuatro años, es la principal puerta de salida al exterior de medicamentos fabricados en el país.
ELPAIS.COM.UY

DEJA UNA RESPUESTA