Sanciones de EE.UU. a Irán no generarán caída en demanda de buques petroleros

0
140

Según Drewry, brecha será manejable para los países miembros de la OPEP. La decisión de la OPEP de reducir el cumplimiento al 100% podría haber evitado importantes reducciones de stock, pero la presión de Trump contra la producción iraní es una amenaza para el mercado mundial del petróleo, ya que la capacidad adicional de la OPEP se reducirá a menos de 1 millón de barriles diarios (mbpd), sostiene un reporte de Drewry.

La retirada unilateral de Estados Unidos del Acuerdo Nuclear de Irán ha aumentado las preocupaciones sobre suministro en el mercado petrolero, pero la decisión de los productores de la OPEP del 22 de junio en cuanto a aumentar la producción y adherirse al 100% a los niveles de producción previamente acordados, probablemente evitará una crisis de suministro al disminuir una posible gran reducción del stock. Como se espera que la producción venezolana disminuya gradualmente por debajo de 1 mbpd a fines de 2018, la ausencia de un aumento en la producción por parte de otros productores de la OPEP habría llevado a una escasez de suministros hacia fines de año, especialmente dadas las sanciones estadounidenses. Anteriormente, se esperaba que las sanciones de los Estados Unidos redujeran la producción iraní a un máximo de 0,9 mbpd. En tal situación y en ausencia del acuerdo reciente de la OPEP, el mercado habría visto una reducción de 1,6 mbpd en los stocks (equivalente a la capacidad de 30-35 VLCCs) en el cuarto trimestre de 2018. Sin embargo, como los miembros del cártel (excluyendo Venezuela e Irán) tienen como objetivo aumentar la producción de la OPEP a 32,7 mbpd, el mercado del petróleo debería estar bien abastecido, lo que reduciría la enorme reducción de stocks. La reciente advertencia estadounidense a sus aliados y socios para que pongan fin por completo a sus importaciones de petróleo iraní en noviembre plantea una grave amenaza para el suministro mundial de petróleo. Los principales compradores asiáticos de petróleo iraní, incluidos Japón, India y Corea del Sur, ya han señalado que podrían detener las importaciones de crudo iraní si se imponen sanciones estadounidenses. Irán exportó 2,62 mbpd de crudo y condensado en 2017 y si todos los importadores de crudo iraní suspendieran sus compras, consumirían casi toda la capacidad disponible de la OPEP, una situación que rara vez se ha visto en la historia. Sin embargo, dado que se espera que la demanda del crudo de la OPEP disminuya en 2019, la capacidad adicional de la OPEP no desaparecerá por completo, pero estará por debajo de la marca de 1 mbpd, incluso si las exportaciones iraníes se reducen a cero en 2018-2019. Una detención total en las exportaciones iraníes significaría efectivamente el descarte del acuerdo nuclear, lo que es muy poco probable ya que todos los firmantes del acuerdo, excluyendo a los Estados Unidos, quieren que continúe. China ya dejó en claro que continuará importando crudo iraní y hay una posibilidad de que el gigante asiático pueda aumentar sus importaciones si recibe un descuento en el precio por parte de Irán. Del mismo modo, se espera que Turquía mantenga intactas sus importaciones de crudo iraní. Por otro lado, es probable que los compradores de la Unión Europea y Asia negocien con los EE. UU. para obtener alguna exención a fin de evitar cualquier contracción de la oferta en el mercado petrolero y un alza en los precios de hasta US$100 por barril. En opinión de Drewry, el probable declive en las exportaciones de crudo de Irán debería rondar el 1 mbpd, creando una brecha de oferta que es manejable por los productores de la OPEP y los no pertenecientes al cártel. Esto, a su vez, dará un respiro a los armadores de los buques tanque petroleros, ya que no habrá un impacto significativo en el comercio mundial del petróleo y la demanda de estas naves. Por MundoMarítimo

DEJA UNA RESPUESTA