Llamado a interés en la terminal para acopiar celulosa

0
370

El área se concederá por 50 años; confirman el traslado de buques pesqueros y el dique Tsakos. El gobierno dio un paso importante en el proceso para asegurarse la inversión en la segunda planta de celulosa de UPM al anunciar que está pronto el pliego de condiciones para conceder por 50 años un área ubicada en el puerto montevideano entre la terminal de granos Obrinel y el muelle C, para que allí se deposite la mercadería que llegaría en tren desde el centro del país. El vicepresidente de la Administración Nacional de Puertos (ANP), Juan Domínguez, confirmó a El País que se trasladarán más al norte el dique Tsakos, donde se reparan buques, y la zona de atraque de barcos pesqueros, algo que era un “cuello de botella” que la administración debía resolver ineludiblemente antes de proceder al llamado. Luego de muchas idas y vueltas se confirmó la adjudicación de las obras del puerto pesquero que se construirá al consorcio Teyma-Lavigne-Chediak. La adjudicación, originalmente de 2015, fue revocada el año pasado y luego restablecida. “No fue sencillo”, reconoció Domínguez. Las obras en Capurro demorarán menos de dos años y se requiere “trabajar fuerte” para que el cronograma permita que UPM ocupe la terminal cuando lo necesite. “Todo tiene que coincidir”, dijo Domínguez. Las dragas de la ANP trabajarán para incrementar la profundidad en la zona de Capurro más al norte, agregó el funcionario. Los interesados en realizar las obras de la terminal deben asegurar que se podrá operar y acopiar allí hasta 1,8 millones de toneladas anuales de celulosa y deben acreditar una capacidad de financiación por un monto no inferior a los US$ 40 millones.

El pliego de 54 páginas establece que el concesionario deberá construir instalaciones cubiertas para almacenaje de celulosa y vías férreas interiores. Deberá también dragar el área acuática que integra la concesión a no menos de 13 metros. También tendrá que construir un muelle. Los oferentes deben constituir una garantía de mantenimiento de su oferta por US$ 4 millones. La empresa finlandesa ya presentó una iniciativa que abarca unas 15 hectáreas por lo que tendrá un margen de preferencia en este llamado: 11,7 hectáreas son terrestre y 3,6 marítimas. Las obras de dragado que se realicen no podrán afectar la profundidad en el muelle C. UPM se apresta a tomar una decisión con respecto a si construye o no una nueva planta de celulosa en las cercanías de Centenario (Durazno). El gobierno estudia la oferta económica de un consorcio integrado por las empresas nacionales Saceem y Berkes para poner en condiciones las vías férreas entre Paso de los Toros y Montevideo para que la celulosa sea transportada por ella rápidamente y en condiciones seguras. Las obras insumirán unos 36 meses y el gobierno quiere que empiecen en enero. La planta de celulosa sería bastante más grande que la que UPM tiene en Fray Bentos, cuya capacidad de procesamiento es de 1,3 millones de toneladas por año. Por otro lado, UPM ha contactado a 5 grupos privados para interesarlos en la posibilidad de operar el transporte de la celulosa. Todo indica que Servicio Logísticos Ferroviarios (SELF), de capital estatal, no será tenida en cuenta para realizar las tareas. https://www.elpais.com.uy

DEJA UNA RESPUESTA