Fin del ARA San juan y su tripulación (inteligencia naval de EEUU).

0
22302

Análisis de la detección acústica en la pérdida del submarino argentino “San Juan”

Una revisión analítica de toda la información divulgada por la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares sobre la señal acústica asociada con la pérdida del submarino argentino ARA San Juan confirma lo siguiente:

Esa señal acústica se originó cerca de 46-10S, 59-42W a 1358Z (GMT) el 15 de noviembre de 2017. Fue producida por el colapso (implosión) del casco de presión ARA San Juan a una profundidad de 1275 pies. La presión del mar a la profundidad del colapso fue 570 PSI.

La frecuencia de la señal de evento de colapso (pulso de burbuja) fue de aproximadamente 4.4 Hz.

La energía liberada por el colapso fue igual a la explosión de 12.500 libras de TNT a una profundidad de 1275 pies.

Esa energía fue producida por la conversión casi instantánea de energía potencial (presión del mar) a energía cinética, el movimiento del pistón de agua que ingresó al casco de presión de San Juan a una velocidad de aproximadamente 1800 mph.

El casco de presión completo fue totalmente destruido (fragmentado / compactado) en aproximadamente 40 milisegundos (0.040s o 1 / 25th de un segundo), la duración de la fase de compresión del evento de colapso que es la mitad del tiempo mínimo requerido para el reconocimiento cognitivo de un evento.

Aunque la tripulación pudo haber sabido que el colapso era inminente, nunca supieron que estaba ocurriendo.

No se ahogaron ni experimentaron dolor. La muerte fue instantánea.

Los restos del San Juan se hundieron verticalmente a una velocidad estimada entre 10 y 13 nudos.

El impacto en el lecho marino (fondo) no habría producido un evento acústico detectable a largo alcance.

La pregunta abierta es:

¿Porqué no se tomaron medidas correctivas, como soplar lastre, por la tripulación del San Juan antes de que el submarino se hundiera hasta llegar a la profundidad del colapso?

Según el portavoz de la Armada Argentina, Gabriel Galeazzi, el Comandante del San Juan reportó un “fallo en el sistema de baterías” del submarino. El tiempo de ese informe fue 0730 el 15 de noviembre, se supone que fue GMT. Posteriormente, se informó que el problema había sido “corregido”. El San Juan pretendía sumergirse y continuar su tránsito hacia el norte.

El casco de presión del San Juan colapsó a las 1358 GMT del 15 de noviembre. En el caso de la pérdida del submarino nuclear estadounidense Scorpion (SSN 589), el hidrógeno extraído por la batería principal explotó a las 18:20:44 GMT del 22 de mayo de 1968, incapacitando / matando a la tripulación con un exceso atmosférico; se estima que la presión en la batería ha sido de 7 a 10 veces el valor fatal. El casco de presión no fue violado. Esta evaluación se basó en el análisis de detecciones acústicas del evento y daños observados en piezas de la batería fragmentada recuperada de los restos a una profundidad de 11,100 pies por el sumergible USS Trieste, por ejemplo: análisis de difracción microscópica, espectrográfica y de rayos X. . (No hubo inundación del casco de presión antes de que la batería explotara). El USS Scorpion perdió potencia y se hundió lentamente durante casi 22 minutos para colapsar a una profundidad de 1.530 pies a las 18:42:34 GMT del 22 de mayo de 1968. Existe la posibilidad de que ocurriera una secuencia similar de eventos a bordo del San Juan. Si se encuentra el naufragio y se realizan esfuerzos para recuperar los componentes, se debe hacer hincapié en el sistema de la batería.

Bruce Rule

Analista acústico de la Oficina de Inteligencia Naval de EEUU.

Traducción  del Inglés por CN Francisco Valiñas, de la Armada Nacional Uruguaya.- Publicada en Facebook.-  AGRADECIMIENTO DE UVM.-

DEJA UNA RESPUESTA